BODA

Canelo Álvarez y Fernanda Gómez disfrutan de su luna de miel en Croacia

Tras unir lazos matrimoniales con dos lujosas bodas, Saúl Canelo Álvarez y Fernanda Gomez disfrutan de una luna de miel en Croacia. ¡Checa las imágenes!

Estados Unidos
Canelo Álvarez y Fernanda Gómez disfrutan de su luna de miel en Croacia
@fernandagmtz Instagram

¡Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Fernanda Gomez siguen derrochando amor!

Tras haber unido lazos matrimoniales a través de dos lujosas bodas, una civil y posteriormente una religiosa, el púgil azteca ahora se encuentra disfrutando de una gran luna de miel frente a las costas del Mar Adriático.

Y es que, a través de su cuenta oficial de Instagram, Canelo ha dejado ver a sus más de nueve millones de seguidores lo bien que la está pasando en compañía de Fernanda, nada más y nada menos que en Croacia.

De acuerdo a las insta-stories publicadas por la pareja, los recién casados se encuentran disfrutando del clima cálido, una serenata privada y una espectacular playa mientras se hospedan en un lujoso resort de Europa. ¡Checa las imágenes!

Así fueron las dos lujosas bodas de Canelo y Fernanda Álvarez

La boda civil se llevó a cabo el 15 de mayo en Punta Mita en Nayarit, México. La ceremonia inició alrededor de las 19:00 hrs (hora local) y una vez que el juez los declaró marido y mujer, la celebración continuó con un banquete, mismo que estuvo amenizado por la artista chilena, Mon Laferte.

La boda religiosa se realizó una semana después, el 22 de mayo, en la Catedral de Guadalajara, la cual fue cerrada exclusivamente para ellos. Posteriormente, la celebración siguió con una gran fiesta en el lujoso rancho “Las Reynas”, propiedad del púgil azteca.

Esta celebración contó con grandes invitados de lujo, entre los que destacan J Balvin, Prince Royce, Maná, Los Ángeles Azules, La dinastía Aguilar y Julión Álvarez, sólo por mencionar algunos de ellos.

De acuerdo a información filtrada por ‘El Gordo y la Flaca’ el costo total de la boda religiosa fue de aproximadamente medio millón de dólares, claro, sin contar la música, por lo que se especula que pudo haber costado hasta un millón de dólares.