CHICAGO WHITE SOX

White Sox pierden a Eloy Jiménez por cinco meses

El toletero dominicano sufrió un desgarre pectoral durante la pretemporada y podría volver para la recta final de la campaña.

Estados Unidos
Eloy Jiménez
Abbie Parr AFP

El toletero dominicano Eloy Jiménez, una de las figuras en torno a las cuales giran las aspiraciones de los White Sox, sufrió un desgarre en un tendón pectoral durante la pretemporada y estará fuera de cinco a seis meses, informó el equipo el jueves.

Jiménez, una de las máximas promesas de Grandes Ligas, parecía perfilado a finalmente dar el último paso hacia el estrellato en 2021. En su campaña de novato en 2019 había sacudido 31 cuadrangulares y venía de depositar 14 esféricas detrás de la barda en apenas 55 partidos la temporada pasada. Se supone que 2020 sería su año.

Pero el camino al estrellato tomó una curva cerrada en otra dirección la tarde del miércoles, cuando Jiménez se lesionó cuando intentaba robarle un cuadrangular a Sean Murphy de los Oakland Athletics en la segunda entrada de su juego de pretemporada. El dominicano fue al pie de la barda y saltó en busca de la esférica, y al caer apenas pudo mover el brazo izquierdo.

Jiménez, quien bateó para .296 la temporada pasada, debía ser protagonista en un orden al bate que incluye a cañones cubanos de la talla del actual MVP de la Liga Americana José Abreu, Yoan Moncada, Luis Robert y Yasmani Grandal, sin contar la presencia de Tim Anderson, uno de los shortstops más completos de la Gran Carpa.

Ahora, los White Sox deberán encontrar la manera de reemplazar la producción de una de sus máximas figuras durante buena parte de la temporada si es que acaso quieren volver a la postemporada por segundo año consecutivo. Chicago, uno de los equipos con más historia en Grandes Ligas, nunca ha ido a playoffs en dos temporadas en fila y no ha ganado una serie de playoffs desde 2005.

Se supone que todo eso cambiaría en 2021. La gerencia que encabeza Rick Ham había hecho, aparentemente, todos los movimientos correctos. Contrató a un experimentado manager en Tony LaRussa para ocupar el lugar de Rick Rentería, además de adquirir al abridor Lance Lynn y al cerrador Liam Hendricks para darles los últimos toques a uno de los planteles más completos de Grandes Ligas.

Ahora, los sueños de octubre de los White Sox podrían convertirse en una pesadilla en una División Central de la Liga Americana con talento suficiente para hacerle pagar a Chicago sus ausencias.