Buccaneers
47
FIN
7
Lions

NFL

Tom Brady y los Buccaneers doman a los Lions a domicilio

Tampa Bay asegura su boleto a playoffs y rompe con la segunda sequía de postemporada más larga en activo en la NFL.

MIKE EVANS, TOM BRADY
Nic Antaya AFP

A Tom Brady los Tampa Bay Buccaneers les bastaron dos cuartos de football para asegurar su boleto a playoffs, culminar una brillante actuación ofensiva y quitarle cualquier rasgo de emoción al encuentro.

Brady completó 22 de 27 pases para 348 yardas, cuatro touchdowns y un rating perfecto de 158.3 en apenas dos cuartos de acción y los Buccaneers (10-5) no tuvieron piedad de los Lions para aplastar a Detroit el sábado 47-7 y sellar su lugar en la postemporada por primera vez desde 2007.

La actuación de Brady fue apenas la segunda ocasión desde 1991 en que un jugador termina una mitad con al menos 340 yardas y cuatro envíos de touchdown sin intercepciones en una mitad. ¿El otro? Brady en la semana seis de 2009, durante el triunfo de los Patriots 59-0 sobre los Titans.

Los Lions (5-10) llegaron al juego como la peor defensiva de la NFL y no tardaron mucho en ratificarse como tal. Fue un clásico juego de la Ley de Murphy para Detroit, en donde todo lo que podía salir mal, salió mal.

Los problemas comenzaron incluso antes del kickoff. El head coach interino Darrell Bevell se perdió el juego en la lista de COVID-19. La situación de los Lions se deterioró irremediablemente luego de apenas 5 minutos de acción, abajo 13-0 y habiendo perdido a su quarterback titular Matthew Stafford por una lesión en el tobillo. De ahí en adelante la suerte estaba echada.

A Brady le bastaron seis jugadas y 3:17 minutos encontrar a Rob Gronkowski para una excelente recepción de anotación de 33 yardas para abrir el marcador, una serie que se prolongó por un castigo de offside Detroit en tercer down cuando ya habían detenido. En la siguiente serie, una marcha de 80 yardas y cuatro jugadas, el pasador de 43 años encontró a Mike Evans para un touchdown de 27 yardas y la paliza se levantaba en el horizonte.

Brady lanzó pases de touchdown a Antonio Brown de 12 yardas y a Chris Godwin —a una mano— para siete yardas antes de irse al descanso 34-0. El marcador difícilmente hizo justicia al dominio de Tampa Bay. Los Bucs despejaron en apenas una ocasión y encontraron la zona de anotación en sus otras cinco series de la primera mitad, en la que apilaron 410 yardas totales por apenas 87 de Detroit.

Con el resultado fuera de cualquier duda, el coach Bruce Arians decidió que era todo para Tom Brady. No así para Detroit.

El running back D’Andre Swift soltó el balón en la primera jugada del tercer cuarto y al veterano Blaine Gabbert le bastó una jugada más para encontrar a Gronkowski con un pase de touchdown de 25 yardas y una humillante ventaja de 40-0.

Detroit rompió la blanqueada con una devolución de despeje de Jamal Agnew de 74 yardas a la zona prometida. Los Lions finalizaron con apenas 186 yardas totales y echaron mano de tres quartebacks. Stafford (2 de 3 para 17 yardas), Chase Daniel (13 de 18 para 86 yardas) y David Blough (6 de 10 para 49 yardas con una intercepción).

Por los Bucs, Mike Evans tuvo 10 recepciones para 181 yardas y con sus dos touchdowns impuso un nuevo récord de la franquicia con 14 anotaciones en una campaña.

Y lo que comenzó como un acto circense de domador de Leones terminó como una rutina cómica.