Temas del día Más temas

AQUÍ SOLO FOOTBALL

Los problemas de Brady y Dak

“TB12” fue uno de los tres quarterbacks veteranos que perdió con su nuevo equipo en la Semana 1; ganó el que llegó al equipo de mayor ‘FBI’.

Estados Unidos
Tom Brady
Chris Graythen AFP

Cuatro veteranos debutaron el domingo como quarterbacks titulares en nuevos equipos y solo uno de ellos ganó: Cam Newton.

Es muy probable que la falta de pretemporada haya afectado a Tom Brady (Buccaneers), Philip Rivers (Colts) y Teddy Bridgewater (Panthers).

Cam llegó al equipo de mayor FBI (football intelligence) en toda la NFL. Bill Belichick y Josh McDaniels crearon un híbrido de su ofensiva para sacar mayor provecho a las habilidades de Newton.

Contra Miami, Cam fue el mejor corredor de los Patriots con 15 acarreos, 75 yardas y un par de touchdowns. La mayoría de esas carreras (una docena, para ser exactos) fueron en jugadas de read-option. De las 63 jugadas ofensivas de New England, 52 fueron carreras o play-action.

Esas 15 carreras de Newton fueron lo más alto en la historia para un quarterback de Patriots y la franquicia no veía a un pasador correr para 75 yardas desde hace más de 40 años, con Steve Grogan.

Con Newton en el backfield, los Patriots corrieron en 42 ocasiones para 217 yardas, un complemento excelente cuando tienes una sólida defensiva.

Por supuesto que es un extraordinario debut para Cam, pero Belichick y McDaniels no pueden exponer así a su quarterback titular, no con el historial de lesiones que tiene Newton.

Y más carreras son más golpes. Es una liga que en New England no pueden darse el lujo de estirar demasiado.

BRADY, EN OTRA PÁGINA

Los ojos estaban puestos en New Orleans, con el debut de Tom Brady con los Buccaneers.

Fue una tarde agridulce para “TB12”, quien fue interceptado en dos ocasiones; los Saints aprovecharon ambos errores para convertirlos en 14 puntos.

La segunda intercepción fue un pick-six en un pase a la banda que Brady jamás debió lanzar. Janoris Jenkins hizo una fácil intercepción y se llevó el regalo 36 yardas hasta las diagonales para poner el juego 24-7 al inicio del tercer periodo.

“Uno fue una falta de comunicación entre él y Mike [Evans]. Pensó que Mike iría por el centro -era una cobertura diferente- y Mike lo leyó bien. Debió haber estado frente a él, pero Tom lo voló. El otro era un pase de pantalla con una variante. Lanzó hacia la banda y fue un pick-six. Mala decisión”, dijo el coach de Tampa Bay, Bruce Arians, cuando le preguntaron de los errores de Brady.

Obviamente se necesita tiempo para que crezca la química entre Brady y sus receptores, que son de lo mejor en la NFL.

El que se vio muy lento fue el tight end Rob Gronkowski, quien apenas pudo atrapar dos pases para 11 yardas en su debut con los Bucs.

PRESCOTT, PARTE DEL PROBLEMA

No fue una buena noche para Dak Prescott y los Cowboys, que perdieron en su presentación en la campaña 2020 en el increíble nuevo estadio de los Rams (y los Chargers).

Prescott jugó bien (25 de 39, 266 yardas, un touchdown), pero no hizo las jugadas que uno espera de un quarterback estrella.

Eso no quiere decir que Dallas perdió por su culpa. Lejos de eso.

La defensa (oooootra vez) se quedó corta. Con o sin lesiones, los Cowboys aceptaron 422 yardas y más de 150 por tierra. Eso le permitió a los Rams controlar el reloj 35:38, o 11 minutos más que los visitantes.

En una decisión muy criticada, el coach Mike McCarthy decidió jugársela en cuarto down dentro de la yarda 10 de Los Ángeles. Con el gol de campo, Dallas habría empatado el juego, que ya había llegado al último cuarto.

Cuando un coach se la juega en cuarto down dentro de la 10 del oponente es porque confía en su defensa. Y la de los Cowboys no inspiraba mucha confianza la noche del domingo.

Ese, a todas luces, es un grave error de McCarthy.

Pero Dak fue parte del problema y no de la solución.

Es verdad que la frontal de los Rams superó con cierta facilidad a la línea ofensiva de Dallas, pero Prescott completó 1 de 7 (14.3%) para 11 yardas en tercer down.

Dicen que el tercer down es “money”. ¿No es eso lo que quiere Dak?

Ah, y la interferencia ofensiva al final del juego -—de la que tanto se queja la afición de los Cowboys— ESTUVO BIEN LLAMADA por los oficiales. Michael Gallup extiende el brazo y separa a Jalen Ramsey para atrapar el balón. Castigo. Punto.

Dallas tiene que trabajar en su defensiva, la línea ofensiva debe proteger mejor a su quarterback, Prescott debe ser más efectivo, particularmente en tercer down, y el coach debe tomar mejores decisiones.

¿Les suena familiar?