MLB

Trey Mancini, de los Orioles, tiene cáncer de colon

El toletero de Baltimore afirma que difícilmente podría jugar esta campaña, si el baseball reanuda su calendario.

Estados Unidos
0
Trey Mancini con los Orioles
Will Newton Getty Images

La pandemia del coronavirus es un recordatorio constante, incesante de hecho, de que hay cosas más importantes en este momento que el baseball de Grandes Ligas.

Si un virus mortal que flota en el aire, una temporada paralizada y cientos de personas sin empleo no son suficientes para poner al baseball, y al mundo del deporte en general, en un segundo plano, tal vez un cáncer en fase tres lo sea.

Esa es precisamente la situación que atraviesa Trey Mancini, el toletero de los Baltimore Orioles que el martes anunció en un emotivo artículo para The Players Tribune que padece de cáncer de colón. Una situación aterradora bajo cualquier circunstancia, pero que se torna incluso peor bajo el contexto de salud global actual.

Mancini no es, y nunca será, un pelotero del calibre o la popularidad de Mike Trout o Aaron Judge. Es, sin embargo, el punto más brillante en unos opacos Baltimore Orioles que finalizaron 2019 con el segundo peor registro de Grandes Ligas. La paupérrima marca de 54-108 envió al anonimato la excelente temporada de Mancini, quien bateó para .291 con 35 home runs y 97 carreras remolcadas.

Desde el pasado 13 de abril, el toletero de 28 años enfrenta el turno al bate más complicado de su carrera: dos sesiones semanales de quimioterapia por los próximos seis meses. Y gracias a la crisis global de salud actual desencadenada por el coronavirus, Mancini debe enfrentar el cáncer de la misma manera en que se enfrenta a Chris Sale en la caja de bateo: completamente solo.

La quimioterapia en los tiempos del COVID-19 es una locura”, escribió.

“Recibo la quimio en un hospital de Baltimore y debo llegar solo”, continuó. “Nadie puede ir conmigo y estoy completamente en paz con eso. No quiero que nadie más esté en riesgo, gente cercana a mi y que amo, ni las demás personas en el hospital. Unca se sabe. El COVID-19 se ha propagado tan rápido. Definitivamente intento seguir todos los protocolos, no sólo porque es lo correcto, sino porque tampoco quiero exponerme a nada, especialmente antes de ir a quimioterapia”.

En la manera en que relata su batalla, Mancini revela las cualidades que lo han convertido en un temible bateador en el máximo escenario. Se presenta frente a su rival en turno con tranquilidad, preparación y consciente de las circunstancias. No tiene miedo, todo lo contrario. Está confiado en que ganará. Una pequeña batalla personal que, eventualmente, se perderá en el gran contexto del mundo actual.

“Sé que es un momento terrible para todos”, señala en su artículo escrito en primera persona. “Hay tantas personas que han perdido su trabajo, que han perdido seres queridos. Una vez que termine con mi quimio, cuando ya no tenga cáncer, tengo unas cuantas ideas de lo que puedo hacer. Tengo la fortuna de contar con una plataforma que me permite hacer la diferencia para algunas personas, incluso si es creando consciencia de la importancia de realizarse una evaluación física al año”.

“Soy tan afortunado”, resalta.

Bien se podría agregar que también es humilde, consciente y agradecido. Incluso bajo la peor de las circunstancias.