NFL DRAFT

Joe Burrow: ¿Por qué se le compara con Tom Brady?

A pesar de pasar por procesos diferentes, se habla de un comparativo entre el mariscal de campo egresado de LSU y el nuevo pasador de Tampa Bay Buccaneers.

Estados Unidos
0
Tom Brady, Joe Burrow

Cada vez que un atleta con signos de grandeza en temprana edad alcanza el nivel mediático que Joe Burrow se ganó después de una temporada perfecta en Louisiana State University, vienen hiperbólicas comparaciones con aquellos ya consagrados jugadores.

Si bien es cierto, Burrow selló la temporada de ensueño de la mejor manera. Sus números astronómicos en 2019 lo llevaron a romper con múltiples marcas, obtuvo más de diez galardones y premiaciones, entre los que se encuentra el Trofeo Heisman.

Antes de iniciar la temporada 2019 pocos fuera de Baton Rouge reconocían la capacidad de Burrow para tomar el campo con la misma seguridad que ocurrió en su año de senior. Frente a los reflectores del mundo en el CFP Championship Game, el 13 de enero de 2020, Joe Burrow y un equipo talentoso, de donde se espera que se seleccionen a un total de cuatro jugadores en la primera ronda del NFL Draft —sin incluir al pasador—, triunfaron con comodidad sobre un rival que no perdía desde hace dos temporadas, Clemson.

Ese mismo día, a través de las redes sociales llegaron los comparativos con Tom Brady, quien después de 20 años de carrera profesional ha ganado seis anillos de Super Bowl en nueve apariciones, 17 banderines de la AFC Este, tres premios de MVP, así como suma 14 selecciones al Pro Bowl, tres nombramientos All Pro y dos All Decade Team, y, por si fuera poco, posee el segundo lugar de todos los tiempos en yardas aéreas (74,571) y en pases de anotación (541).

Semejanzas en el terreno de juego

No obstante, a pesar de no haber pisado ni los equipos de práctica en la NFL, cuyo nivel es totalmente superior al de la NCAA, Burrow presenta algunas características entre sus cualidades que lo asemejan con el egresado de Michigan.

Analistas como Daniel Jeremiah abrieron el debate. Jeremiah sostuvo en su momento que la mecánica de Tom Brady para ejecutar detrás del centro puede verse en Joe Burrow.

“Es extraño y no solamente es mi opinión al decirlo, puedes ver la comparación ahí mismo. El equilibrio, el reconocimiento en la bolsa de protección, y ambos tienen también ese estilo", expresó Jeremiah en NFL Network.

Ciertamente, Burrow demostró que puede ser un quarterback que aguante en la bolsa de protección buscando a su mejor objetivo, como Brady, aunque el prospecto se vio con más ligereza al momento de salir de la bolsa, pero ésto último —como todos los comparativos— viene con una nota al pie: se confirmará una vez que pase a la NFL, donde los linebackers persiguen con mayor rapidez y golpean con más fuerza.

Ni Burrow ni Brady se han caracterizado por ser pasadores de brazo potente, pero sí certero. Para Brady ese nunca llegó a ser un impedimento pues la ofensiva de los Patriots no requería constantemente los pases a trayectorias largas.

En el caso de Burrow, en los metrajes con sus mejores jugadas no hay realmente mucho material donde el nativo de Ohio suelte el brazo de la forma que otros prospectos de la presente clase como Tua Tagovailoa, por ejemplo, lo hace. Pero sí cuenta con buena precisión que, como todo lo demás en su juego, puede mejorar con entrenadores del nivel profesional.

Similitudes y diferencias extracancha

"Y entiendo que es el mejor de todos los tiempos y sé que las comparaciones enojan a la gente. Pero cuando ves su mecánica y estás cerca de sus personalidades, su liderazgo, hay muchas similitudes", agregó Jeremiah en febrero.

Ciertamente, Tom Brady es un mariscal de campo con un liderazgo poco común. Sus compañeros en New England lo respetaban y veían en él a quien seguir. Y la confianza que en él depositaron fue fruto de su arduo trabajo durante años, manteniendo una ética de trabajo cuasi inequiparable.

Burrow no es distinto a Brady en ello, según sus compañeros en LSU. Es un personaje cuyo perfil describe a un quarterback que detesta perder y quiere constantemente mejorar su juego y hacer los ajustes necesarios incluso si eso significa inciar la nueva temporada un día después de terminar la Tazoniza o entrenar y estudiar hasta los sábados. "Su liderazgo es natural", compartían sus receptores en Death Valley, desde que llegó se dieron cuenta que lo seguirían, pues su manera de conducirse denotaba la seguridad en sí mismo.

Si todo resulta como lo planean los expertos y las casas de apuesta, cuando arranque el Draft Burrow irá a Cincinnati Bengals, una organización que dista mucho de ser New England a la llegada de Tom Brady, quien primero se mantuvo un año en la banca aprendiendo de Drew Bledsoe, un mariscal de campo con experiencia en el Super Bowl.

Para Burrow será totalmente distinto. No será elegido en el puesto 199, si no en lo más alto del reclutamiento. "Llegará a un equipo que se ganó ese pick, como los Colts se lo ganaron en 1998", le aconsejó Peyton Manning. Zac Taylor no es el mismo prototipo de entrenador que Bill Belichick y la organización de Ohio tiene desde 1990 sin ganar un partido de Playoffs.

Después de que el comisionado de la NFL, Roger Goodell, anuncie su nombre y tras meses de entrenamiento y estudiar un nuevo plan de ofensiva para jugar al nivel profesional, la presión sobre él será la de un primer pick, no la de uno de sexta ronda.

Finalmente, los comparativos, por más acertados o alejados que puedan sonar, no cesarán. En la NBA, por ejemplo, los reclutadores dijeron que Adam Morrison reencarnaría los atributos de Larry Bird una vez a su llegada a la Asociación, lo cual nunca ocurrió. Y más alejado de la realidad aún, un scout llegó a comentar que DeShawn Stevenson sería el próximo Michael Jordan cuando el primero apenas estaba en su etapa de preparatoria.

Si en algo se parecen Burrow y Brady —sin lugar a la más mínima duda— además de lo mencionado previamente es que ambos han superado distintas adversidades, cada uno en su contexto y bajo sus circunstancias, para llegar al lugar en el que están. Si Burrow es de la talla de Brady eso se sabrá una vez que el acreedor del Heisman culmine su carrera o al final de ésta.