XFL

XFL, en bancarrota "causada por la crisis de coronavirus"

Múltiples reportes señalan que la liga debe 14 millones de dólares entre deudas y bienes, por lo que este lunes iniciaron con el proceso de bancarrota en Delaware.

Estados Unidos
XFL

Luego de suspender y cancelar su temporada, 20 años después de su primer lanzamiento, la XFL ha iniciado con los trámites correspondientes para declararse en bancarrota y posteriormente venderse al mejor postor, informó Darren Rovell, de The Action Network, quien tuvo acceso a los documentos.

La liga de football profesional de primavera con mayor audiencia y más aceptada, propiedad de Vince McMahon (WWE), presentó la documentación para el Capítulo 11 de bancarrota, el cual le permite a la empresa reorganizarse bajo la protección de la ley.

Los movimientos de la marca de McMahon se llevaron a cabo en Delaware este lunes, tres días después de que la liga anunciara el cierre de sus operaciones y la liquidación de casi todo su personal.

La liga debe más de 14 millones de dólares a 25 acreedores no garantizados, entre los cuales se ubican siete de los ocho entrenadores de la anterior campaña.

“Desafortunadamente, como nueva compañía, no estamos aislados del severo impacto económico e incertidumbre causado por la crisis del COVID-19”, detalló la liga a través de un mensaje oficial.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, una fuente informó que la XFL desea incrementar el valor de sus bienes y de esa forma pagar a sus acreedores; para saldar sus deudas cuanto antes, se ha iniciado con el proceso de búsqueda de comprador.

Acreedores

Rovell reveló algunos de los acreedores con la respectiva suma que la liga deberá liquidar a su favor: Bob Stoops (HC Dallas Renegades), 1.083 millones de dólares; Marc Trestman (HC Tampa Bay Vipers), 777,777 dólares; Jonathan Hayes (HC St. Louis BattleHawks), 633,333 dólares. Otros cuatro ex entrenadores en jefe en la liga son acreedores de 583,333 dólares, dijo Rovell.

La XFL igual presenta deudas con los arrendadores de los estadios. El principal acreedor de la liga es St. Louis Sports Comission, a quienes deben 1.6 millones de dólares.

Por otro lado, el comisionado Oliver Luck, encargado de reestructurar la liga para hacer de ella el entretenimiento que duró cinco semanas antes del parón por coronavirus y a quien le garantizaron un acuerdo de 20 millones de dólares, no aparece entre la documentación como acreedor.

En cuando al futuro de la liga, Jeffrey Pollack, director de operaciones, notificó a sus empleados que la liga no tiene interés de regresar para 2021 hace tres días.