TENNESSEE TITANS

Derrick Henry: El “Tractorcito” de batalla de los Titans

El running back de Tennessee se ha convertido en el arma más letal de los playoffs.

Derrick Henry ante Baltimore
Maddie Meyer AFP

Sigue el partido en directo: Titans vs Chiefs en vivo, Final de Conferencia AFC

¿Cómo se detiene a un running back de 1.90 de estatura y 112 kilogramos que es capaz de correr las 40 yardas en 4.54 segundos? Como ha quedado claro en estos playoffs, la respuesta es simple: No se puede detener.

Los Tennessee Titans lo saben, y es por eso que han explotado las increíbles virtudes físicas de Derrick Henry hasta el cansancio en su improbable camino hacia la Final de la Conferencia Americana. En total, Henry ha acumulado 377 yardas y tiene touchdowns por acarreo, recepción y pase en sus dos juegos de playoffs hasta el momento.

Las 377 yardas terrestres de Henry en estos playoffs son 211 yardas más de las que acumula el quarterback de los Titans Ryan Tannehill en ese mismo lapso y sus 64 acarreos son 35 más que los intentos de pase de Tannehill durante la postemporada. Esto es solo una muestra de que el coach Mike Vrabel está dispuesto a subir a su equipo al “Tractorcito” hasta que se le caigan las ruedas.

Hasta el momento, el plan ha resultado a la perfección. Henry corrió 34 veces el balón para 182 yardas en el duelo de comodines ante los Patriots, la sexta mejor defensiva terrestre de la NFL, y una semana después tuvo 30 acarreos para 195 yardas contra los Ravens, el quinto mejor equipo de la Liga para defender la carrera.

De cara al duelo ante los Chiefs por un lugar en el Super Bowl, lo más lógico sería pensar que Vrabel se apegará al libreto, después de todo Kansas City representa una invitación a que les corran el balón. Con un clima gélido y la 26ta defensiva contra la carrera, sería por demás intrépido no aprovechar las proezas de Henry al máximo hasta que Patrick Mahomes y la dinámica ofensiva de los Chiefs digan lo contrario.

Está claro que Vrabel no tiene miedo de utilizar al líder corredor de la NFL y no tiene motivos para hacerlo. En temporada regular promedió cerca de 20 acarreos y 102.6 yardas por encuentro. Pero cuando se trata de vencer o morir, Henry y Vrabel han alcanzado un nuevo nivel.

Desde la semana 16, duelo que los Titans tenían que ganar en Houston para acceder a playoffs, Henry acumula 96 acarreos y 588 yardas, es decir, 33 acarreos y 196 yardas por encuentro. Eso es mucho trabajo para un corredor que no se distingue precisamente por evadir muchos contactos.

La sobrecarga de Henry podría ser un arma de dos filos. Podría llevar a los Titans hasta donde quieren llegar o podría terminar por quebrar a un corredor que está en su último año de contrato.

Los running backs del estilo de Henry, por obvias razones, no gozan de una enorme longevidad en la NFL y el próximo contrato de Henry podría ser la única ocasión a lo largo de su carrera que cobre en grande, y una lesión por uso excesivo en un jugador que ya tiene 26 años podría significar un duro traspié a sus aspiraciones económicas.