Dallas Cowboys

Jerry Jones: El puesto de Jason Garrett no está en peligro

El dueño y gerente general de los Cowboys asegura que el coach finalizará la campaña en el cargo.

Jason Garrett y Jerry Jones
Jonathan Bachman AFP

El lunes rodó la primera cabeza de la temporada después de que los Washington Redskins cesaran del cargo como entrenador en jefe a Jay Gruden después de un inicio de 0-5. Un día después, otro conjunto del Este de la NFC aseguró que no seguiría los pasos.

Después de dos derrotas consecutivas tras un inicio de 3-0, las incesantes dudas sobre la continuidad de Jason Garrett al frente de los Dallas Cowboys resurgieron nuevamente. Jerry Jones, dueño y gerente del equipo, cortó de tajo cualquier noción de que Garrett esté en peligro.

Tras el despido de Gruden, los casinos de Las Vegas colocaron a Garrett con la segunda posibilidad más alta de ser despedido esta campaña, solo detrás de Dan Quinn de Atlanta. La respuesta de Jones fue contundente.

“No apuesten a que eso suceda”, dijo Jones a una estación radiofónica de Dallas. “Perderán su dinero”.

Con más de dos décadas sin levantar el Lombardi y con Garrett en su último año de contrato, es lógico que Garrett enfrente presión por devolverle el brillo a una de las franquicias más laureadas de la NFL. Sin embargo, los rumores sobre su estabilidad laboral se han convertido en un ritual prácticamente anual que resurgió esta temporada después de derrotas consecutivas.

Los Cowboys tuvieron un inicio de 3-0 que echó a volar las esperanzas del equipo y sus seguidores, tres victorias ante algunos de los peores equipos de la NFL ─Giants, Redskins y Dolphins. Después del contundente comienzo llegaron dos reveses ante algunos de los pesos completos de la NFC, Saints y Packers, que renovaron el pesimismo en Dallas.

No hay motivos de pánico. La realidad de los Cowboys posiblemente esté a medio camino de esas dos situaciones, y es más probable que con el talento que cuenta el equipo, encuentren la forma de derrotar a contendientes antes de perder con equipos que claramente no están a su nivel.

Considerando el calendario de Dallas, y en especial los rivales dentro del Este de la NFC, eso podría ser más que suficiente para llevarlos a postemporada por segundo año consecutivo y por cuarta ocasión en los nueve años de Garrett al frente de los Cowboys.

Pero una franquicia como Dallas no puede quedar satisfecha únicamente con hacer el viaje a enero, y Garrett debe demostrar este año que es capaz de ganar en playoffs y llevar al equipo a dar el siguiente paso, uno que no han tomado desde 1995: Llegar al Super Bowl.

De no conseguir el objetivo, se cancela cualquier apuesta sobre la continuidad de Garrett.