Competición
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Final ATP World Tour
  • Fórmula 1
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
Final ATP World Tour
rafael_nadal Rafael Nadal Rafael Nadal
-
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
rafael_nadal Rafael Nadal Rafael Nadal
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
Fórmula 1
1 1:07.508

M. Verstappen

Red_bull

2 a 1:07.631

S. Vettel

Ferrari

3 a 1:07.699

L. Hamilton

Mercedes

20

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Ascenso MX Apertura
Atlante Atlante ATE

-

Mineros Mineros MIN

-

Tampico Tampico TAM

-

Celaya Celaya CEL

-

#NFL100

Tom Brady, el Señor de los Anillos de la National Football League

De los 11 Super Bowls que tienen los Patriots, nueve han sido de la mano de “TB12”, quien tiene seis anillos de campeón, más que nadie en la historia.

Tom Brady con los Patriots
Maddie Meyer AFP

Representa la excelencia, el ejemplo a seguir porque es el estándar más alto que tiene la posición de quarterback. Su versión “platinum”. Algunos consideran que es el “GOAT” (Greatest Of All Time), léase el más grande de todos los tiempos. Hay toneladas de argumentos para defenderlo.

Se le conoce como “TB12”, “Tom Terrific”, “Touchdown Tom”, “The Pharaoh”, “Comeback Kid” o simplemente “Sir Tom Brady”.

Ha jugado en nueve Super Bowls y en casa tiene seis anillos de campeón, algo que ningún otro jugador en la historia puede presumir.

Es un feroz competidor y a sus 42 años mantiene el hambre por ganar y ser el mejor.

Thomas Edward Patrick Brady (3 de agosto de 1977, San Mateo, California) fue reclutado por los New England Patriots en la sexta ronda, con la selección 199, en el Draft 2000.

Nadie lo eligió antes porque en el Scouting Combine el escuálido y lento quarterback de Michigan no mostró nada que sorprendiera a los scouts de la NFL.

Pero Bill Belichick vio algo en Brady, así que corrió el riesgo.

Su primer año en la NFL lo pasó en la banca, pero rápidamente tendría su oportunidad de mostrarse con los Patriots.

La suerte de Brady cambió cuando cambió la de Drew Bledsoe, el veterano quarterback titular de New England.

En el segundo juego de la campaña 2001, Bledsoe corría con el balón en una jugada rota, pero antes de que pudiera alcanzar la banda, Mo Lewis, linebacker de los New York Jets, le propinó tremendo golpazo que le causó varias lesiones internas que incluso pudieron ser fatales.

“TB12” reemplazó a Bledsoe e inició 14 juegos de campaña regular, en los que completó 264 de 413 pases para 2,843 yardas, con 18 touchdowns y 12 intercepciones.

Su porcentaje de efectividad de 63.9% representó un nuevo récord en la historia de los Patriots e impuso una marca de la liga para un quarterback debutante con 162 envíos en fila sin sufrir intercepción.

Bajo su dirección, New England ganó 11 juegos en 2001, incluidos los últimos seis del calendario.

Brady hizo su debut en Playoffs con 312 yardas ante los Raiders en la Ronda Divisional (sí, aquel juego del “Tuck Rule”) y se convirtió en el primer quarterback de la franquicia con una carrera de touchdown en la postemporada, con aquella escapada de seis yardas a las diagonales en el cuarto periodo.

En el tiempo extra, completó sus ocho pases para 45 yardas y preparó la escena para que Adam Vinatieri conectara el gol de campo de la victoria, de 23 yardas.

En el Juego por el Campeonato de la AFC, que los Patriots ganaron en Pittsburgh, Brady salió del juego en el segundo cuarto debido a una lesión y su participación en el Super Bowl estaba en duda.

Finalmente, “Tom Terrific” no sólo jugó, sino que fue nombrado MVP del Super Bowl XXXVI, tras conectar 16 de 27 envíos para 145 yardas y un touchdown contra los favoritos St. Louis Rams.

En la serie ofensiva ganadora, a 1:21 del final del juego, completó cinco de ocho para 53 yardas y nuevamente le sirvió la mesa a Vinatieri, quien con una patada de 48 yardas le dio a los Patriots su primer campeonato de la NFL.

El resto es historia, y es una de las más contadas y celebradas en la mitología de la NFL.

Brady es el único quarterback con seis triunfos en el Super Bowl, dos más que los legendarios Terry Bradshaw y Joe Montana.

Cuatro veces ha sido nombrado MVP del Super Bowl (XXXVI, XXXVIII, XLIX y LI), algo que nadie más ha conseguido. Montana, su eterno rival en las comparaciones y discusiones para determinar quién es el más grande de todos los tiempos, ganó tres.

Sus 237 triunfos en campaña regular y Playoffs también son una marca de la NFL, lo mismo que su impresionante récord de 30-10 en postemporada.

Y es justo en Playoffs cuando eleva su nivel: es líder histórico en postemporada en completos (1,005), pases de touchdown (73), yardas (11,179) y victorias (30).

En 2018 ganó su decimosexto título divisional, otra plusmarca de la liga. Peyton Manning, quien ocupa el segundo lugar en la lista, ganó 12. Diez de esas 18 coronas divisionales fueron en fila.

Catorce veces ha sido invitado al Pro Bowl, un récord que comparte con Tony Gonzalez, Peyton Manning, Bruce Matthews y Merlin Olsen. Pero el club de los 15 podría tener un solo miembro al final de la campaña 2019.

Y LO QUE FALTA

Brady está por iniciar su vigésima temporada con los Patriotas, con lo que empatará a Darrell Green (Washington) y Jackie (Rams) y se quedará a una campaña del récord de todos los tiempos, en poder de Jason Hanson: 21 con los Detroit Lions.

“TB12” necesita 23 pases de touchdown para superar a Peyton Manning (539) y convertirse en el líder histórico de la NFL. Brady llega a la campaña 2019 con 517 (Drew Brees tiene 520).

Brady necesita 1,427 para destronar a Peyton Manning (71,940) y convertirse en el segundo quarterback de todos los tiempos con más yardas.

Quizá su brazo derecho ya no tiene la misma fuerza de antes, pero Brady sigue siendo uno de los quarterbacks que más rápido se deshace del balón.

Él quiere jugar hasta los 45 años, y normalmente logra lo que se propone, así que sólo nos resta disfrutar algunas temporadas más de esta leyenda en activo.