Los Angeles Dodgers

Los Dodgers obtienen un pasaporte a la victoria

La novena angelina continúa con su arrollador paso esta campaña y arrancan un triunfo de las garras de la derrota.

Cody Bellinger en partido de los Dodgers
Marcio Jose Sanchez AP

Los Angeles Dodgers presumen del mejor registro ─por amplio margen─ en todas las Grandes Ligas. Eso significa que han encontrado la forma de ganar incluso en situaciones improbables.

De sus 58 victorias, 6 han venido en el último turno al bate. Tan solo hace un par de semanas se convirtieron en el primer equipo en la historia en dejar en el terreno al rival, los Rockies en este caso, en tres partidos consecutivos, todos con home runs de novatos.

Pero la noche del martes subieron el nivel de dificultad con el más improbable de los triunfos, al negociar cinco bases por bolas consecutivas para dejar en el terreno a los Arizona Diamondbacks, la cuarta vez consecutiva en casa que los Dodgers ganan un juego en su último turno al bate.

Difícilmente se volverá a ver algo así, en especial porque no se había visto en los más de 220,000 encuentros de Grandes Ligas hasta ahora.

Si los Dodgers escaparon de las garras de la derrota o los Diamondbacks regalaron un triunfo cantado, es un debate del vaso medio lleno o medio vacío. De cualquier forma no deja de ser histórico.

Abajo 4-3 con dos outs en la novena entrada Greg Holland colocó a Chris Taylor en cuenta de 0-2 y a un solo strike de sumar su 13er rescate. En lugar de eso, lanzó cuatro bolas malas y le entregó la inicial a Taylor.

El emergente Russell Martin llevó la cuenta llena antes de convertirse en la potencial, y eventual carrera de la victoria con el segundo pasaporte de Holland. El mexicano Alex Verdugo solo vio un strike y ahora los senderos estaban congestionados.

El novato Matt Beaty, uno de los que conectó walk-off home run ante los Rockies hace 10 días, llevó al plato la carrera del empate al recibir cuatro bolas de forma consecutiva. Holland estaba sentado en un barril de pólvora y estaba a punto de encender un cigarrillo con el indomable Cody Bellinger en el círculo de espera.

El manager Torey Lovullo no estaba dispuesto a ver como su cerrador explotaba y mandó a la loma a T.J. McFarland a apagar el incendio. El único problema es que el zurdo llegó a enfrentar a Bellinger con una pistola de agua y no con un camión de bomberos. Como resultado, Bellinger negoció el quinto pasaporte consecutivo para desatar la fiesta en Dodger Stadium.

No es la primera vez que los Dodgers ganan un juego con una base por bolas, ni siquiera es la primera vez que Bellinger negocia un pasaporte para ganar el partido. De hecho, la última vez que la novena angelina caminó gratis a la victoria fue el 8 de julio de 2017 cuando Kelvin Herrera, de los Royals, caminó a Bellinger con las bases llenas.

Los Dodgers han perdido la Serie Mundial las últimas dos temporadas, pero es indiscutible que este equipo es diferente. ¿Lo suficiente para revertir la tendencia?