Competición
  • Amistosos
Amistosos
EN JUEGO
Rwanda Rwanda RWA

Tanzania Tanzania TNZ

Egipto Egipto EGI

-

Botsuana Botsuana BOT

-

Venezuela Venezuela VEN

-

Trinidad y Tobago Trinidad y Tobago TYT

-

NFL

Contener a Michael Thomas, la misión de la defensiva de Rams

Michael Thomas después de partido de playoffs

DAN ANDERSON

EFE

El receptor All-Pro hizo pedazos a Los Angeles en noviembre con 211 yardas; el ataque terrestre podría ayudar al equipo de Sean McVay.

Al final del juego de la Semana 9, cuando los Saints vencieron 45-35 a los Rams en el Superdome, Marcus Peters se quejó de que el coach Sean Payton se burló y habló “basura”. “Lo vamos a ver pronto… y entonces nos vamos a comer un platito de gumbo juntos”, dijo Peters.

Gumbo es una sopa tradicional del estado de Louisiana (muy rica, por cierto).

Ese 4 de noviembre, Saints y Rams se combinaron para 970 yardas.

Y si el coach Payton se burló de Peters fue, quizá, porque el cornerback de Los Angeles tuvo una tarde de pesadilla ante Michael Thomas: el receptor All-Pro de New Orleans atrapó 12 balones para 211 yardas (un récord de la franquicia) y un touchdown de 72 yardas a 3:52 del final del partido para sellar el triunfo de los Saints.

El coordinador defensivo de los Rams, Wade Phillips, debe encontrar la manera de ayudar a Peters ─y al resto del perímetro─ para tratar de contener a Thomas en el Campeonato de la Conferencia Nacional de este domingo.

“Cuando salimos, sentimos que nadie nos puede detener”, dijo Thomas. “Siento que seguimos construyendo cada semana. Tenemos algo y es difícil que el otro equipo nos detenga”.

Seis veces en la temporada regular, Thomas atrapó al menos 11 pases en un juego. En el Divisional contra Philadelphia Drew Brees lo buscó en 16 ocasiones y conectó 12 pases con su objetivo favorito para 171 yardas y un touchdown.

El mejor antídoto para contrarrestar el veneno de Brees y Thomas es mantener a la ofensiva de New Orleans en la banca, y para ello los Rams necesitan emular lo que hicieron la semana pasada contra Dallas: correr el balón.

Ahora el equipo del coach Sean McVay cuenta con un naciente tándem de corredores, que conforman Todd Gurley y C.J. Anderson. La dupla se combinó para 238 de las 273 yardas por tierra que sumaron los Rams en el triunfo sobre Cowboys, en una de las actuaciones más dominantes de la línea ofensiva angelina en toda la campaña.

Anderson sumó 123 yardas y dos touchdowns. La mayoría de esas yardas fueron detrás del centro y los guardias, y McVay querrá poner a prueba a la frontal de los Saints, que sufrió la baja del tackle defensivo Sheldon Rankins, quien se rompió el tendón de Aquiles durante el primer cuarto del juego contra Eagles. Su lugar será ocupado por David Onyemata, aunque New Orleans también planea usar a Tyeler Davison y al novato Taylor Stallworth.

Será complicado suplir a Rankins, una selección de primera ronda de Saints en 2016 que en la temporada regular tuvo ocho capturas de quarterback, segundo en el equipo sólo detrás de Cameron Jordan (12).

En el juego de noviembre, New Orleans limitó a Gurley en 68 yardas, pero el ataque terrestre de los Rams es un animal muy diferente con Anderson en el backfield.

Desde la Semana 7, la defensa de los Saints ha mejorado dramáticamente y sólo ha permitido un promedio de 16.9 puntos por juego y suma 29 capturas de quarterback.

Frenar a Gurley y Anderson no le garantiza nada a New Orleans. Jared Goff pasó para 391 yardas y tres touchdowns en noviembre; Brandin Cooks atrapó seis envíos para 116 yardas y una anotación.

Goff también sufrió una costosa intercepción al final del segundo cuarto, que los Saints convirtieron en un touchdown. El domingo ante Eagles, Marshon Lattimore interceptó en dos ocasiones Nick Foles, incluida la que amarró el triunfo al final del partido.

Goff, quien cerró de manera errática la campaña regular, evitó errores en el Juego Divisional ante Dallas.

Cuando los Saints tengan el balón, la defensiva de Rams debe ocuparse no sólo de Thomas, sino de un dinámico ataque terrestre que componen Alvin Kamara y Mark Ingram.

La frontal de Los Angeles incluye al futuro Jugador Defensivo del Año, Aaron Donald, quien va a necesitar ayuda de Michael Brockers y Ndamukong Suh para ponerle presión a Brees y hacer jugadas en el backfield.

Pero si Peters o Aqib Talib no pueden con Michael Thomas, New Orleans habrá ganado la mitad de la batalla.

Y el coach Payton seguramente volverá a burlarse de los Rams.