Dallas Cowboys

Dak Prescott: El hombro está “bien”; volverá en días

El quarterback dejó la práctica del miércoles por una aparente molestia.

Estados Unidos
0
Dak Prescott con los Cowboys
Michael Owen Baker AP

El regreso de Dak Prescott a los entrenamientos después de la terrible lesión que sufrió en el tobillo en octubre pasado fue breve y llena de drama, cuando dejó la práctica del miércoles por molestias en el hombro derecho.

El alma le volvió al cuerpo al jugador, los Cowboys y sus aficionados cuando el mismo quarterback declaró horas más tarde que no se trata de nada grave.

“Es sólo un poco de dolor en el hombro, una molestia, diría que está tenso”, declaró el pasador, quien se sometió a una resonancia magnética para descartar cualquier daño estructural.

Prescott se perdió 11 juegos la temporada pasada luego de sufrir una doble fractura en el tobillo derecho en un duelo ante los Giants. Después de una larga rehabilitación, una negociación por un contrato multimillonario igualmente extenuante y prolongada ausencia de las actividades físicas de la magnitud de un campo de entrenamiento, al quarterback de Dallas no le quedó más opción que ser prudente.

“Lo sentí un poco ayer (martes). Salí hoy e iba a trabajar un poco a pesar del dolor, pero sentí que debía ser inteligente”, declaró en una entrevista de radio. “Tengo mucho por hacer y avanzar. Descansaré uno o dos días y volveré. Obviamente no quiero ponerle mucha presión a algo que pueda empeorarlo. Todo está bien”.

Si alguien no quiere tomar la palabra del quarterback por lo que vale, tal vez argumentando que el quarterback no quiere mostrar debilidad física ante una potencial dolencia más grave, el coach Mike McCarthy ratificó lo dicho por Prescott y aseguró que fue solo una medida preventiva.

Dak aún hará todas sus sesiones, podrá estar en juegos simulados”, comentó McCarthy en su conferencia de prensa del jueves. “Realmente sólo vamos a reducir sus pases por unos cuantos días”.

El entrenador en jefe aseguró que “no es una situación de gran preocupación” y que Prescott podrá reanudar su programa habitual “en dos o tres días”, disipando cualquier duda en torno a la salud de Prescott.

Eso no son más que buenas noticias para un equipo que necesita toda la ayuda que pueda obtener en la posición, en especial después de que el equipo se hundió irremediablemente al promediar apenas 21 puntos en los 11 juegos que no contó con el número 4 detrás del centro.

Los Cowboys anotaron 32,6 puntos por encuentro en promedio durante los primeros cinco juegos de la campaña con Prescott en los controles y esa es precisamente la clase de producción que Jerry Jones y el resto del equipo espera de un quarterback al que recién le otorgaron un contrato por cuatro años y 160 millones de dólares.

Con tanto en juego, tanto en lo deportivo como en lo financiero, no existe tal cosa como un exceso de cautela por parte de jugador y equipo.