NFL

Los Saints dan de baja a Emmanuel Sanders

Los problemas de New Orleans con el tope salarial obligan al equipo a desprenderse de su líder receptor de la temporada pasada.

Estados Unidos
Emmanuel Sanders con los Saints
Mitchell Leff Getty Images

Hace un año, Emmanuel Sanders llegó a los Saints como la pieza faltante en un rompecabezas de campeonato que jamás pudo armarse. El miércoles, el veterano receptor se va de Nueva Orleans como una víctima del tope salarial.

El equipo cortó al receptor de 34 años luego de apenas una temporada, en una de tantas maniobras que deberán efectuar los Saints para colocarse por debajo del tope salarial, que la NFL confirmó el miércoles quedó establecido en 182.5 millones para la siguiente temporada. New Orleans terminó la campaña anterior con más de 30 millones por encima de esa cifra, por lo que Sanders no será la única baja sensible.

“New Orleans. Ha sido maravilloso”, escribió Sanders en su cuenta de Instagram. “Apesta que no pudimos traerle un Super Bowl a la ciudad, que era el objetivo cuando firmé, pero ha sido una bendición mostrar mi talento frente a todos ustedes”.

La salida de Sanders no es una baja menor. En su única temporada fue líder entre los receptores del equipo con 61 balones atrapados para 726 yardas y cinco recepciones de touchdown, segundo del equipo en todas las categorías detrás de Alvin Kamara.

Desafortunadamente para los Saints nunca pudieron llevar a cabo el plan que tenían en mente cuando le ofrecieron a Sanders un contrato por dos años y 16 millones en marzo de 2020. La idea del equipo era que Sanders fuera el complemento perfecto y le diera contrapeso a la formación del lado opuesto de Michael Thomas, quien venía de una temporada All-Pro al establecer un récord de la NFL con 149 recepciones para 1,725 yardas.

Sin embargo, Thomas apenas vio acción en cinco partidos en los que acumuló 40 recepciones y 438 yardas, despojándole al veterano pasador Drew Brees de la oportunidad de contar con la explosiva dupla de receptores en su mejor momento.

Luego de cuatro títulos consecutivos del Sur de la NFC ─y cuatro dolorosas eliminaciones en playoffs en ese lapso─ los Saints enfrentan una inminente renovación. Pero para apretar el botón de demolición, primero deben esperar la decisión de Brees sobre su retiro. Colgar el casco le permitiría a Nueva Orleans cambiar la página y liberar bastante espacio en el tope salarial. Un regreso del pasador de 42 años de edad obligará al gerente general Mickey Loomis a hacer más cortes y tomar más decisiones incómodas de las que quisiera.