Super Bowl LV

Buccaneers ponen el ejemplo de diversidad

Once de los coaches de Bruce Arians son afroamericanos y entre sus asistentes destaca la presencia de dos mujeres.

Estados Unidos
Lori Locust con los Buccaneers
Daniel Kucin Jr. AP

Mientras la NFL intenta –la mayoría de las veces sin conseguirlo– ser más incluyente, Bruce Arians, coach de los Tampa Bay Buccaneers, ha ensamblado el staff más diverso de las 32 franquicias que conforman la liga deportiva más poderosa de Estados Unidos.

Once de sus coaches son afroamericanos y entre sus asistentes destaca la presencia de dos mujeres.

“Inclusión y diversidad son excelentes formas de enseñar”, dijo Arians. “Cuanta más información provenga de diferentes tipos de voces, mejor será el resultado”.

Los tres cargos más importantes después del head coach, es decir el coordinador ofensivo (Byron Leftwich), defensivo (Todd Bowles) y de equipos especiales (Keith Armstrong), son afroamericanos, y los Bucs son el único equipo de la NFL con dos mujeres como asistentes de tiempo completo: Lori Locust (línea defensiva) y Maral Javadifar (acondicionamiento físico y fuerza).

Locust y Javadifar siguen los pasos de Katie Sowers, de los San Francisco 49ers, quien el año pasado se convirtió en la primera coach asistente en un Super Bowl.

“MJ (Maral Javadifar) y yo estamos aquí para ayudar a Tampa Bay a ganar. No importa si fuimos las segundas o las 273”, dijo Locust. “Reconocemos el hecho de que no ha habido muchas antes que nosotras, pero no es algo que mantengamos en nuestras mentes en lo que hacemos a diario. No es, supongo, algo que consideremos cuando estamos entrenando”.

No es la primera vez que Arians contrata a una mujer para incluirla en su staff de coaches.

En julio de 2015, el entonces head coach de los Arizona Cardinals firmó a Jen Welter como asistente interina y la convirtió en la primera mujer con un puesto de entrenadora en la historia de la NFL.

No es todo. Jacqueline Davidson es la directora de investigación y Carly Helfand es scout asistente de los Buccaneers.

Espero con ansias el día en que ya no sea de interés periodístico ser una mujer que trabaja con los profesionales o que llega al Super Bowl”, dijo Javadifar. “Y, ya sabes, espero que lleguemos a un punto en el que todas las personas tengan las mismas oportunidades de trabajar en deportes profesionales, porque hay muchos entrenadores excelentes y calificados”.

Hay cientos de mujeres que están en varios niveles del football, ya sea en una preparatoria, en el college o en semi-profesional”, agregó Locust. “Y lo han estado haciendo por sí mismas y se han ganado esos puestos por sí mismas, sin ayuda de nadie”.

Esto es único. Esto es diferente. Esta no es la norma. Esta no es la norma de cómo se ven los staffs de coaches en toda la liga”, dijo Leftwich. “Es una bendición que BA (Bruce Arians) tenga esta visión. Solo espero que no nadie crea que nos lo está regalando. Si lo conoces, sabes que no te regala nada. Tienes que ganártelo todo”.

Y Arians está convencido de la capacidad de todos sus coaches, que le han ayudado a convertir a los Bucs en el primer equipo de la historia que jugará el Super Bowl en su estadio.

“Si puedes enseñar, puedes entrenar. En lo que respecta a las mujeres, era el momento. Era el momento de que derribaran esa puerta, porque han estado invirtiendo tiempo y están muy, muy calificadas. Las que tenemos están excesivamente calificadas”, dijo Arians. “En lo que respecta a la raza, eso no fue por diseño. Ellos son los mejores entrenadores que conozco”.