Super Bowl LV

Bruce Arians, se arriesga y gana

Con 31 años de experiencia en la NFL, el coach de Tampa Bay necesita un título de Super Bowl para cimentar su legado.

Estados Unidos
Bruce Arians con los Buccaneers

Bruce Arians lo tiene claro: el que no arriesga no gana. Por ello es que el coach de los Tampa Bay Buccaneers es también conocido por su filosofía de “No risky, no biscuit”.

“Creo que comenzó cuando era joven: uno de mis coaches puso el poema ‘Si’ de [Rupyard] Kipling en nuestro libro de jugadas”, recuerda Arians. “Solo habla de no tener miedo de echar el sombrero al ring. Fracasar o ganar, recuperarse y seguir adelante. Lo aplico a la vida cotidiana, porque no tienes garantizado el día siguiente. Así es como vivo la vida”.

Bruce Charles Arians (3 de octubre de 1952, Paterson, New Jersey) tiene 31 años de experiencia en la NFL y, curiosamente, inició su carrera en 1989 como entrenador de corredores de los Kansas City Chiefs, el equipo que tratará de vencer el domingo para ganar su primer Super Bowl como head coach.

¿Recuerdas a Christian Okoye? “La Pesadilla Nigeriana” fue pupilo de Arians en los años en los que fue invitado al Pro Bowl (1989 y 1991).

Tres años después de servir como coordinador ofensivo en Mississippi State, Arians regresó a la NFL, en 1996 como coach de tight ends en los New Orleans Saints.

Dos años más tarde fue contratado por los Indianapolis Colts como entrenador de quarterbacks, tras una campaña como coordinador ofensivo en Alabama.

En 2001 se convirtió en coordinador ofensivo de los Cleveland Browns y en 2004 llegó a Pittsburgh como coach de wide receivers.

Durante su paso como coordinador ofensivo de los Steelers, el equipo terminó con récord de 55-25; Pittsburgh ganó tres títulos de la División Norte de la AFC, dos Campeonatos de Conferencia y el Super Bowl XLIII.

Arians también ganó el Super Bowl XL con Pittsburgh.

En 2012 finalmente pudo mostrar sus habilidades como head coach. Lo hizo con los Colts en un interinato, cuando Chuck Pagano tuvo que ausentarse para iniciar un tratamiento contra el cáncer.

En 12 juegos como interino, Arians terminó con récord de 12-9 y fue nombrado Coach del Año por la Associated Press. Dos años más tarde, volvió a ganar el reconocimiento, ahora como head coach de los Arizona Cardinals, tras una campaña de 11-5, su segunda en el equipo.

Es el único de la historia de la NFL que ha sido nombrado Coach del Año en un lapso de tres años y con dos equipos. Solo otros 11 entrenadores han ganado el reconocimiento más de una vez.

EL JEFE EN TAMPA

Arians se convirtió en el decimosegundo head coach de los Buccaneers el 8 de enero de 2019.

En su primera campaña en Tampa Bay, Arians cerró con récord de 5-3 en los ocho últimos juegos del calendario regular para terminar con marca de 7-9.

La ofensiva de los Bucs (con Jameis Winston como quarterback) impuso récord con 458 puntos y 54 touchdowns, y su ataque aéreo fue el mejor de la liga (promedio de 302.8 yardas por juego).

A la defensiva, los Buccaneers fueron los mejores contra la carrera al permitir únicamente 73.8 yardas terrestres por partido, un nuevo récord de la franquicia para una temporada de 16 juegos. Y eso incluye la defensiva que ganó el Super Bowl en 2002, con Derrick Brooks, Warren Sapp, Simeon Rice, Ronde Barber y John Lynch, por mencionar algunos.

En marzo de 2020, los Bucs firmaron a Tom Brady y, aunque en un par de conferencias de prensa el coach criticó abiertamente al legendario quarterback, “TB12” suena más que contento de trabajar para Arians.

“Es un gran hombre. Es un gran líder. Es una gran persona. Es un gran amigo”, dijo Brady. “Es muy leal. Tiene una excelente manera de comunicarse de manera efectiva con todos los que están aquí. Todo el mundo le tiene un gran cariño por la persona que es. No hay nadie que pueda decir algo malo sobre B.A., es muy simpático con todos y creo que todos quieren ganar por él”.

Arians inició su carrera como asistente en Virginia Tech, en 1975, y dos años más tarde fue nombrado entrenador de corredores.

Entre 1978 y 1980 fue coach de corredores y wide receivers en Mississippi State y luego trabajó dos campañas (1981-82) bajo el mando del legendario coach Paul “Bear” Bryant en Alabama.

Sé que ha sido dos veces Coach del Año, pero este año hizo un trabajo increíble con el equipo y me encanta jugar para él”, agregó Brady.

Y con un triunfo más, Brady le dará el anillo de campeón que le hace falta al coach Arians.