NFL

Browns enfrentarían a Steelers sin Kevin Stefanski

El head coach de Cleveland es uno de cinco miembros del equipo que arrojó positivo en pruebas diagnósticas.

Kevin Stefanski con los Browns
SARAH STIER AFP

Los Browns y los playoffs parecen tener una relación tóxica. El equipo avanzó a postemporada por primera vez desde 2002 luego de derrotar a los suplentes de Pittsburgh en el último juego de la temporada regular, ahora que es un partido a ganar o morir, Cleveland tendrá que salir al terreno de juego sin su entrenador en jefe, Kevin Stefanski.

El equipo anunció el martes que Stefanski es uno de cinco miembros de la organización que arrojaron positivo a COVID-19 y no estarían disponibles para el primer partido de playoffs de los Browns desde 2002 en caso de que el encuentro conserve su horario original de domingo por la noche. El guardo Joel Bitonio y el receptor KhaDarel Hodge y otros dos miembros del staff de coaches tampoco verían acción.

El coordinador de equipos especiales Mike Priefer fungiría como entrenador en jefe mientras que el coordinador ofensivo Alex Van Pelt estaría a cargo de llamar las jugadas del ataque de Cleveland ante la ausencia de Stefanski, quien es candidato al premio al Coach del Año luego de llevar a los Browns a una marca de 11-5 en su primer año como entrenador en jefe y sólo una temporada después de que Cleveland finalizó con registro de 6-10.

La NFL anunció que hasta el momento no hay cambios en la programación del duelo entre Browns y Steelers y que aún se lleva a cabo el rastreo de contactos que podría resultar en nuevas ausencias para Cleveland.

El brote no es nada nuevo para los Browns, que el martes cerraron sus instalaciones por quinta ocasión en los últimos 10 días. En la semana 16 ante los Jets jugaron sin ninguno de sus cuatro principales receptores por entrar en la lista de COVID-19, mientras que el domingo pasado contra Pittsburgh sufrieron la ausencia de seis titulares y tres entrenadores debido a los protocolos de sanidad.

La ausencia de Stefanski es tan solo el golpe más reciente para una organización que ha llegado a acostumbrarse a las adversidades y que, en consecuencia, no ha ganado un partido de postemporada desde 1994, con Bill Belichick como entrenador en jefe y Vinny Testaverde como quarterback.

La noticia del nuevo brote al interior de los Browns tuvo impacto inmediato en Las Vegas, donde Pittsburgh pasó de ser favorito inicial por 3.5 puntos a una línea que llegó hasta 6 puntos en favor de los Steelers en algunos casinos. Un mal augurio para un equipo que pasó casi dos décadas esperando volver a la postemporada y que el domingo debe medirse a un conjunto de Pittsburgh que ha sido el responsable de eliminarlos en sus últimas dos apariciones en palyoffs.