Steelers
15
FIN
26
Bills

NFL

Bills y su defensiva dan un paso importante a playoffs

Buffalo le propina a los Steelers su segundo revés consecutivo y se enfila a su primer título divisional desde 1995.

Levi Wallace con los Bills
Timothy T Ludwig AFP

La defensiva de los Pittsburgh Steelers llegó al juego ante los Bills como la mejor de la NFL. El domingo no fue siquiera la mejor que se presentó en Buffalo.

Tavon Johnson interceptó un pase y lo devolvió 51 yardas a las diagonales con menos de un minuto por jugar en la primera mitad, Josh Allen lanzó dos pases de touchdown en el tercer cuarto y los Buffalo Bills le propinaron a Pittsburgh su segunda derrota consecutiva al vencer 26-15 a los Steelers.

Con la victoria, su quinta en seis juegos, los Bills (10-3) están a la espera de una derrota de los Ravens la noche del lunes para asegurar su tercer viaje a playoffs en cuatro temporadas con el coach Sean McDermott y dieron un paso fundamental rumbo a su primer título divisional desde 1995.

Para Pittsburgh (11-2) fue otra frustrante actuación ofensiva, increíblemente similar a la de sus dos encuentros previos, donde el ataque terrestre desapareció por completo y los receptores de los Steelers se olvidaron de atrapar el balón. Se puede sobrevivir contra unos Ravens mermados por el COVID-19 y se puede competir con un equipo de Washington con problemas similares. Mantener el paso con Allen y el potente ataque de los Bills simplemente era demasiado pedir.

Incluso con toda la calidad de la defensiva de Pittsburgh, que robó dos balones e impuso un récord de la NFL con una captura en 70 juegos consecutivos, eventualmente se doblaron, en parte por todo el talento que tenían enfrente y en parte por la falta de apoyo de su propia ofensiva, lo que les obligó a permanecer en el terreno de juego durante más de 34 minutos.

Allen completó 24 de 43 envíos para 238 yardas y pases de touchdown de 19 yardas a Stefon Diggs y de 13 a Gabriel Davis. Diggs terminó con 10 recepciones para 130 yardas y alcanzó los 100 balones atrapados en toda la temporada.

Pero fue la intercepción de Johnson la que cambió el momento del encuentro.

Abajo 7-3, Johnson se adelantó a un pase de Ben Roethlisberger dirigido a JuJu Smith-Schuster y lo robó sin problemas para recorrer la mitad del campo sin mayores obstáculos para darle la vuelta al marcador. Los Bills no volverían a mirar hacia atrás.

Buffalo salió del descanso y montó una centellante ofensiva de 8 jugadas y 68 yardas que culminó con la conexión de Allen para Diggs y Pittsburgh lucía vulnerable, indefenso e inofensivo.

Roethlisberger completó 21 de 37 envíos para apenas 187 yardas con dos touchdowns, un envío de 19 yardas a James Washington 1:15 un minuto después de que Cameron Sutton recuperara un balón suelto en la yarda 30 de Buffalo, y una espiral de tres yardas a Smith-Schuster en su única serie ofensiva del encuentro, una marcha de 10 jugadas y 81 yardas a inicios del último cuarto.