Indianapolis Colts

Frank Reich, feliz con Philip Rivers y T.Y. Hilton

En la práctica del lunes, el veterano quarterback y su nuevo wide receiver comenzaron a darle dolores de cabeza a la defensiva de los Colts.

Estados Unidos
0
Philip Rivers con los Colts
Michael Conroy AP

Tom Brady no es el único quarterback veterano que debutará este año con un nuevo equipo.

Al igual que “TB12” en Tampa, Philip Rivers trabaja todos los días en Indianapolis para conocer mejor a sus nuevos receptores.

Y, por lo que el coach Frank Reich, ha visto, la química entre Rivers y su principal objetivo, T.Y. Hilton, avanza por buen camino.

En la práctica del lunes, la primera con todos los jugadores completamente equipados, la conexión Rivers-Hilton comenzó a darle dolores de cabeza a la defensiva de los Colts… para beneplácito del head coach.

Si bien aún queda mucho trabajo por hacer, Reich dijo que “no les tomará mucho tiempo conectarse, y ya puede verse”.

Rivers llega a Indianapolis después de una amarga campaña de despedida con los Chargers: 23 pases de touchdown, 20 intercepciones (lo más alto en su carrera) y récord de 5-11.

Pero Rivers conoce perfectamente la ofensiva de Reich, quien trabajó con los Chargers entre 2013 y 2015 como entrenador de quarterbacks y coordinador ofensivo. En ese lapso, Rivers pasó para 13,556 yardas, 92 touchdowns y 42 intercepciones, con rating de 97.4.

“Tienes a dos tipos que son jugadores de football instintivos e inteligentes", dijo Reich.

Reich recordó una jugada en la práctica del domingo, en la que Hilton se tardó un poco en poder salir de la línea de scrimmage, pero aún así llegó al lugar exacto en el que tenía que estar, en el momento adecuado, para atrapar un bombazo de Rivers.

“El lenguaje corporal de T.Y. es muy fácil de leer”, aseguró Reich. “Es muy inteligente y comprende todo: comprende sus ventajas, el espacio y también el tiempo”.

Hilton llega a 2020 después de su campaña menos productiva en ocho años en Indianapolis: 45 recepciones, 501 yardas y 5 touchdowns.

El cambio de quarterback podría significar su primera invitación al Pro Bowl desde 2017.

Y Hilton no es el único beneficiado con la presencia de Rivers.

A Michael Pittman Jr. le encanta la habilidad de su nuevo quarterback para también ser un coach en el campo.

“Phil es casi como un entrenador. Es como tener un entrenador ahí afuera, como si lo supiera todo”, dijo Pittman Jr.

“Estoy aprendiendo más de lo que jamás pensé que podría aprender. Es mucho, así que estoy trabajando en ello día a día, pero creo que estamos en un buen ritmo”, aseguró Pittman.