BOSTON RED SOX

J.D. Martínez se siente frustrado por mala racha de los Red Sox

Los Red Sox han perdido seis juegos al hilo con un déficit en el marcador general de 66-30 en ese periodo. Martínez está cansado de derrota tras derrota.

0
RED SOX MOUND
Frank Franklin II AP

Con seis derrotas en fila, los Red Sox cayeron al sótano de la Liga Americana y tienen el segundo peor récord (6-15) en la Gran Carpa detrás de Pittsburgh Pirates (4-14). Perder 15 duelos en tres semanas del calendario reducido es un mal comienzo. Consciente de ello, el bateador designado J.D. Martínez no está contento con los resultados del equipo.

“Apesta, definitivamente no tiene nada de divertido. No tiene gracia salir y que nos den un paliza todos los días”, reconoció en entrevista con Christopher Smith, de MassLive.

Este sábado, Nathan Eovaldi salió por los Red Sox a su quinta apertura del año. En el Yankee Stadium, el derecho le permitió ocho carreras limpias en 5.1 entradas a los Bombarderos del Bronx, incluidos tres cuadrangulares. El serpentinero considera que se trata de fallas al ataque y al momento de tomar la loma: “Es de ambos lados de la bola. Es el pitcheo, es el bateo, la defensa. Parece que cuando llueve es a cántaros, y ahora mismo estamos intentando atravesarlo. Pero tenemos que encontrar una manera de regresar y divertirnos al jugar”, dijo.

Martínez, por otro lado, sabe que los lanzadores no están haciendo lo suyo. Eovaldi, con seis cuadrangulares es quien más ha permitido en la Liga Americana. En conjunto, Boston es la tercera novena que más jonrones ha aceptado en las Mayores (33). De igual forma, la efectividad (6.10) y la cantidad de imparables recibidos (213) son la marca más alta de todo el baseball. Con Chris Sale recuperándose de una lesión Tommy John y Eduardo Rodríguez fuera por una miocarditis, la rotación abridora de los Red Sox ha sido la más golpeada del baseball.

“Es difícil batear cuando tu ofensiva está siempre cansada en el campo. Cuando estás allí afuera por 30-45 minutos antes de ir a batear, no es fácil. Es difícil. Es una de esas cosas donde tenemos que reenfocarnos y hacer realmente lo mejor que podamos en el campo. Seguir con los turnos al bate competitivos. Siento que nuestra ofensiva está poniendo las carreras, así que es lo que es”, agregó el diestro.

Los números están del lado de Martínez. Las bajas significativas entre los abridores de Ron Roenicke han intentando subsanarse desde la caja de bateo. Séptimo entre todas las Mayores, los Red Sox batean para .254 y son terceros en imparables, con 184.

Reajustes en el plato

J.D. Martínez llegó a Boston justo a tiempo para el campeonato de la Serie Mundial en 2018, año en el que terminó cuarto en la votación del MVP con 43 cuadrangulares y 130 carreras producidas, pero, más importante aún, con .330 de promedio, volviéndose una de las amenazas más grandes del baseball cuando tomaba la caja de bateo. En sus últimas cuatro campañas, no bajó de .300

Creyente del arte de saber batear, J.D. Martínez ha vuelto a usar la madera con mayor constancia. De .196 que bateaba el 9 de agosto, el bateador designado ha elevado su promedio a .234 con dos partidos de múltiples imparables.

“Cuando sea que tus caderas se deslizan, tienes que tomar decisiones hacia el frente. Cuando eso sucede, no reconoces los lanzamientos… Han sido mis caderas. Ve a la fuente: las caderas”, explicó sobre los ajustes que tiene que hacer en la caja de bateo para volver ser competitivo con la madera.