GREEN BAY PACKERS

Aaron Rodgers respeta decisión de los Packers de tomar a Love

El pasador cuenta con uno de los más lucrativos contratos de la NFL, mismo que vence hasta 2023. Cambiarlo o liberarlo antes de 2022 tendrá un alto costo en el tope salarial.

Aaron Rodgers, de visitante
Stacy Revere Getty Images

La primera noche del Draft 2020 los Packers realizaron un intercambio con los Dolphins. Avanzaron cuatro posiciones en el orden y, con el pick 26, tomaron al mariscal de campo Jordan Love, de Utah State.

Según el gerente general del equipo, Brian Gutekunst, Aaron Rodgers, su mariscal de campo titular de los últimos 12 años, estaba bajo aviso de que el equipo podría tomar a un quarterback en el reclutamiento. Sin embargo, los Packers intercambiaron selecciones para ir por Love y lo consiguieron en la primera vuelta.

Rodgers, como los aficionados y los analistas, no esperaba que su posible suplente llegase de esa manera, pero comprende que se trata de una apuesta a largo plazo.

“La reacción general de entrada fue sorpresiva, como mucha gente”, reconoció Rodgers, según Field Yates, de ESPN. “No diré que estaba estremecido por el pick. Pero entiendo que la organización no solamente piensa sobre el presente, pero también en el futuro y respeto eso”.

“Fue más una sorpresa por el pick con base en mi deseo por querer jugar a mis 40 y realmente la acción cambia el destino un poco porque por mucho que me sienta con confianza de mis habilidades y por lo que puedo hacer, hay algunos factores nuevos que salen de mi control”, detalló.

“Así que mi deseo de empezar y terminar con la misma organización, así como ha sucedido con muchos otros jugadores con el paso del tiempo, puede no ser una realidad en este punto".

El orden de los hechos no tendrá repercusiones en la relación entre Rodgers y Love. “Él no pidió ser seleccionado por los Packers. Él no tiene la culpa de nada”, añadió Rodgers, de acuerdo con Bob Demovsky, de ESPN.

Situación contractual de Rodgers

Actualmente Rodgers está bajo contrato —el tercero más lucrativo en la liga, junto al de Jared Goff— hasta 2023. Por cuestiones económicas al equipo no le conviene deshacerse del mariscal de campo antes de la campaña 2021, pero sí en 2022.

Así que en el Lambeau Field pueden estar casi seguros de que Rodgers continuará con la organización al menos por los próximos dos años, de no ser que los Packers estén dispuestos a retener 31.56 millones de dólares para su tope salarial.

En la campaña anterior los Packers llegaron hasta las últimas instancias en la NFC con Matt LaFleur en su primer año al timonel de un equipo profesional. En ella, el pasador con dos MVP a su cuenta tuvo el segundo peor porcentaje de pases completados (62%) en su carrera desde que se volvió el titular detrás del centro en el Lambeau Field, aunque gran parte de esos números fueron responsabilidad de su cuerpo de receptores, criticados constatemente durante la temporada por los expertos.