AQUÍ SOLO FOOTBALL

La NFL tiene que investigar a Tomlin y los Steelers

En declaraciones para un podcast, James Harrison dijo que el coach Mike Tomlin “le dio un sobre” después de haber noqueado y conmocionado a Mohamed Massaquoi en un juego de la campaña.

James Harrison y Mike Tomlin

Todavía no tenemos un resultado de la “investigación” que supuestamente la NFL hace en el más reciente capítulo del video espionaje de los Patriots (a la banca de los Bengals, ¿recuerdas?) y el comisionado Roger Goodell ya tiene otro caso en puerta.

En declaraciones para un podcast -ahora que está de moda hacer confesiones en la cuarentena-, James Harrison dijo que el coach Mike Tomlin “le dio un sobre” después de haber noqueado y conmocionado a Mohamed Massaquoi, entonces receptor de los Cleveland Browns, en un juego de la campaña 2010.

Uno de tantos infames golpes en la carrera de Harrison, quien, por cierto, tuvo que pagar una multa de 75,000 dólares (luego reducida a 50,000) por ese brutal golpe que ni siquiera costó un pañuelo de castigo a Pittsburgh en el juego.

¿El “Bountygate 2.0”? No lo sabemos y en este momento es irresponsable acusar a Tomlin o a los Steelers.

Ni siquiera sabemos a qué se refiere Harrison cuando dijo que Tomlin le dio un sobre porque no especificó qué había dentro. ¿Era dinero? ¿Fue por el golpe a Massaquoi? ¿Fue para pagar la multa?

“Estoy seguro que nunca sucedió algo así”, dijo el presidente de los Steelers, Art Rooney II, a Pro Football Talk. “No tengo idea de por qué James haría un comentario como este, pero simplemente no hay base para creer algo como esto”.

Al momento en que escribo esto, no ha habido una postura o comunicado por parte de Tomlin, quien debería desmentir esto ipso facto.

Pero, mientras eso sucede, Goodell y su grupo de investigadores tienen tarea. Y ojalá no se tarden medio año en resolver este caso.

Aunque no todos creen que la NFL hará algo al respecto.

“Si la gente espera que la liga investigue eso, que esperen sentados”, dijo Sean Payton, coach de los New Orleans Saints. “Creo que lo que sucedió con nosotros [en 2012] de muchas maneras fue una farsa y, sin embargo, no había mucho que pudiéramos hacer. Los jugadores fueron vindicados, pero desde el punto de vista de la liga o el entrenador, no hay un sindicato. No hay representación”.

Parece que el coach Payton todavía no supera lo sucedido en 2012, cuando él y su entonces coordinador defensivo, Gregg Williams, fueron suspendidos un año, después de que la NFL descubrió que los Saints pagaban “bonos especiales” a quienes lesionaran a otros jugadores, un modus operandi del equipo entre 2009 y 2011.

El equipo fue multado con 500,000 dólares y perdió sus selecciones de segunda ronda en los Drafts 2012 y 2013.

El linebacker Jonathan Vilma fue suspendido toda la campaña 2012, y Anthony Hargrove, Will Smith y Scott Fujita fueron castigados entre tres y ocho juegos.

El escándalo fue mejor conocido como “Bountygate”.

“Wow, ¿realmente están comparando lo que le dije con el BOUNTYGATE?", escribió Harrison en su cuenta de Instagram. “¡Mike T. NUNCA me ha pagado por lastimar a alguien o INTENTAR lastimar a alguien o recompensado a NADIE! ¡Si supieran la historia completa de lo que sucedió en ese entonces, entonces sabrían que esa multa de M por una jugada legal ni siquiera fue penalizada durante el juego!”.

Sí, James, claro.

Harrison, intencionalmente o no, pudo haber destapado otro escándalo, ahora con una de las franquicias más icónicas de la NFL, responsable del “boom” de la liga en la década de los 70.

Arthur Joseph Rooney Sr., fundador de los Steelers en la década de los 30, fue no solo un pionero, sino un innovador que impulsó el profesionalismo y ayudó a crear el Draft, entre muchas otras cosas. La NFL le debe mucho a la familia Rooney.

Por ello Goodell tiene que echar a andar su maquinita investigadora... en cuanto pueda, claro, porque ahora mismo el comisionado se aferra a la idea de iniciar la campaña 2020 “en tiempo y forma”, en medio de la mayor pandemia que ha azotado al mundo en 100 años.