NFL

¿Jameis Winston a los Steelers? No estaría mal

El exquarterback de los Bucs sigue en busca de un equipo y los Steelers suenan como un posible destino.

Jameis Winston con los Buccaneers

El nombre de Jameis Winston ha estado acompañado, indudablemente, de una buena dosis de detractores desde antes de que los Tampa Bay Buccaneers lo convirtieran en la primera selección global en el draft de 2015.

Y con justa razón.

Después de todo, es el mismo Winston acusado no una, sino dos veces, de violencia sexual. Es el único jugador en la historia cuya trayectoria en un equipo inició y terminó con una intercepción devuelta a touchdown. Y sí, también es el mismo que tiene 88 intercepciones en 70 inicios en la NFL.

En el papel, no hay muchos motivos para querer integrar a Winston a una organización. Mucho menos a una con la reputación de los Steelers. Sin embargo, desde que inició la agencia libre la prensa de Pittsburgh ha puesto el nombre de “Jaboo” sobre la mesa constantemente como una solución al problema de profundidad en la posición detrás de Ben Roethlisberger, e incluso como un posible sucesor.

Y ¿saben qué? Tiene sentido.

La campaña anterior Pittsburgh dejó en claro que no tiene una solución confiable detrás del “Big Ben”, y que Mason Rudolph y Devlin Hodges no son jugadores en los que se pueda confiar el futuro de la franquicia.

Pittsburgh logró ganar ocho partidos la temporada pasada por obra y gracia del Espíritu Santo y no por el nivel de juego de sus quarterbacks suplentes, quienes se combinaron para 18 pases de touchdown, 17 intercepciones y 2,828 yardas en 14 inicios.

Winston nunca ha pasado para menos de 2,992 yardas o 19 touchdowns ─ambas marcas en 2018 cuando jugó apenas 11 partidos, 9 de inicio─ y hasta antes de su espectacular debacle 30 intercepciones en 2019, nunca había tenido más de 18 intercepciones. Punto para Jameis.

Con Rudolph y Hodges al frente, los Steelers tuvieron la penúltima ofensiva aérea de la NFL y la 27ma total en puntos anotados. En sus 14 inicios sin Ben, Pittsburgh promedió 18.5 puntos por encuentro (16.8 si se restan los 18 puntos que anotó la defensiva y los otros seis en devoluciones de equipos especiales). En total, Pittsburgh no alcanzó los 20 puntos en seis de esos duelos, incluyendo los últimos tres.

En sus 72 partidos en la NFL, los equipos de Winston han anotado al menos 20 puntos en 48 ocasiones, es decir las dos terceras partes, incluyendo 14 de 16 el año anterior. Es justo decir que, aunque no es el más preciso, sabe mover a una ofensiva. ¿Se puede decir lo mismo de Rudolph o Hodges? No lo creo.

Con la quinta mejor defensiva de la NFL, y la más oportuna a la hora de robar balones en toda la liga, tener a Winston en lugar de cualquiera de los otros dos le habría representado a Pittsburgh al menos un triunfo más, suficiente para haber ingresado a los playoffs. Pero esos son hipotéticos.

La realidad es que los Steelers tienen a un Ben Roethlisberger de 38 años y recién salido de una operación en el codo, y no tienen una red de seguridad detrás de él. Winston podría proveerles una.

Después de todo, el ahora agente libre contrajo matrimonio hace unas semanas, un destello de madurez, y se operó la vista al finalizar la campaña, lo que podría explicar muchas cosas.

Pittsburgh tiene la solidez a lo largo de toda la organización y es reconocida como una franquicia que ha dado segundas o terceras oportunidades a quienes cree que las merecen, solo falta ver ejemplos como Michael Vick o el mismo Roethlisberger. Y Winston encaja perfecto en esa categoría.

El único problema para los Steelers es saber si están dispuestos a comprometer buena parte de su ya restringido tope salarial en un jugador que podría o no ver el campo la próxima temporada. Aunque Winston es como un seguro contra accidentes. Lo compras con la esperanza de no tener que usarlo.