CORONAVIRUS

Jenkins: No podemos esperar al gobierno; no nos ha prioritizado

El safety de New Orleans Saints llamó a la comunidad negra en Estados Unidos a cuidarse ellos mismos, pues son un grupo vulnerable por diversos factores.

Malcolm Jenkins
Matt Slocum Associated Press

Ante un virus que científicamente se sostiene que no distingue de raza y sobre el cual se ha repetido que afecta a la población sin importar su estatus socioeconómico, en Chicago el 72% de las muertes provocadas por el Covid-19 han sido en la comunidad negra y algo similar sucede al Sur, en Louisiana, donde el 70% de los decesos en el estado a raíz de la pandemia se han registrado en la gente afroestadounidense.

Luego de presentarse los datos, el presidente de ese país, Donald Trump, se preguntó por qué habría de suceder tal cosa. “No tiene sentido y no me gusta. Tendremos estadísticas en los próximos dos o tres días”, dijo Trump.

En tanto, el safety veterano de New Orleans Saints, Malcolm Jenkins, mandó un mensaje de concientización a través de su cuenta de Twitter donde pidió a la comunidad negra cuidar de sí mismos durante la pandemia, a la cual se ven vulnerados por diferentes causas.

"La pandemia es real y el daño provocado por el coronavirus es más resentido en nuestras comunidades. Malas políticas públicas, negligencia institucional y la sobrexposición nos ubica desproporcionadamente frente a los peligros de este virus mortal”, sostuvo el jugador.

“Somos el trabajador esencial. Somos los más impactados y aún así la atención de los recursos no se invierten en nosotros. No podemos esperar a un gobierno que nunca nos ha prioritizado, tenemos que cuidar de nosotros mismos”.

Jenkins es reconocido por su activismo social fuera y dentro del emparrillado. Cuando algunos jugadores apoyaron las acciones de Colin Kaepernick, hincándose durante el himno nacional como protesta contra la violencia hacia la comunidad negra, el defensivo fue uno de los primeros en seguir su ejemplo.

¿Por qué la comunidad negra es vulnerable ante la pandemia?

El diario Washington Post publicó que, según estadísticas de censos demográficos, “los condados que son habitados mayormente por negros tienen tres veces el porcentaje de infecciones y seis veces el porcentaje de muertes que condados donde la mayoría de su población es blanca”.

Existen varios factores a considerar para explicar por qué la situación desfavorece a los estadounidenses negros con relación a los blancos y a otros grupos raciales en el país.

Uno de ellos es la desigualdad en las condiciones de seguridad social. “Las disparidades en la salud siempre han existido para la comunidad afroestadounidense, pero con la crisis se está evidenciando cuán inaceptable es, reconoció el 8 de abril el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, y quien además es portavoz científico de la Casa Blanca durante la pandemia por coronavirus.

Otro es la desproporción de ingresos económicos. Tener mayor poder de adquisición económico permite —durante la crisis sanitaria— a la gente comprar con menos frecuencia sus insumos, refugiarse en sus casas por más tiempo y tener mejores opciones de atención médica. De acuerdo con datos de 2017 del Buró de Censos (US Census Bureau), el promedio de ingresos en una casa de personas blancas es de 68,145 dólares al año; mientras que en una casa de afroestadounidenses la media es de 40,258 dólares.

Como sostiene Jenkins, ser "trabajador esencial" también es un factor de vulnerabilidad para la comunidad negra durante la pandemia. Datos oficiales de la dependencia anteriormente citada señalan que la población negra, así como la latina, ocupan la mayoría de empleos que se realizan día con día y cuyas actividades requieren forzosamente de la presencia del trabajador, como sucede en la industria de la comida,al igual que con empleos de portero, taxista, entre otros.