NFL

Tom Brady registra marcas a su llegada a Tampa Bay

El mariscal de campo registró un incremento en la mercancía con su nombre del 3,000% luego de que los Buccaneers sacaron sus nuevos uniformes.

Tom Brady
Steven Senne Associated Press

Desde su llegada a Florida, Tom Brady ha sido la historia más codiciada del nuevo calendario de la National Football League. La mercancía con su nombre de los Buccaneers vio un incremento del 3,000% en las ventas desde que el equipo anunció que usarían una versión contemporánea de sus uniformes de finales de los noventa.

Para sacarle provecho al momento, el mariscal de campo, de 42 años, por medio de su compañía TEB Capital Management, registró dos nuevas marcas ante la Oficina de Marcas Comerciales y Patentes de Estados Unidos.

Se trata de un juego de palabras entre su nombre y el de la organización: “Tompa Bay” y “Tampa Brady”, informó Josh Gerben, quien creó su propia firma de abogados para patentar marcas.

La solicitud para registrar ambas etiquetas sucedió luego de la circulación en redes de playeras con la leyenda “Tompa Bay”.

Asimismo, reportes indican que a finales de marzo, en Florida, se solicitó patentar tal marca. Y a mediados de ese mismo mes otra persona en Arizona intentó hacerlo primeramente, además de intentar registrar las marcas “Tampa Bay Beach Club”, “Tompa Bay Florida” y “Tompa Bay Buccaneers”.

Buccaneers

Siguiendo con los números, Tom Brady pasó de la segunda franquicia más cara de la NFL cuando partió de New England (4.1 billones de dólares) a la número 27 a su llegada a Tampa Bay (2.2 billones de dólares), según la lista de Forbes.

El estadio Raymond James cuenta con capacidad para 65,908 aficionados. El año pasado en el juego inaugural de la campaña, ante los 49ers, solo 55,976 fanáticos acudieron al encuentro en el Condado de Hillsborough.

Durante la campaña regular, los Buccaneers recibieron 415,189 aficionados en casa, es decir 51,898 por juego, el tercer peor registro de la liga, aunque el promedio de capacidad por estadio en la liga es de 69,444 fanáticos.

Solamente los Chargers (31,750), cuya base de su afición está realmente en San Diego, y los Bengals (47,179), con la peor marca y un año para el olvido, tuvieron menor cantidad de aficionados como locales.

Es posible que al final de la temporada esos números se inclinen en favor del equipo de la familia Glazer como parte del efecto "TB12".