MLB

WSJ: Codebreaker, el esquema de robo de señas de Houston Astros

Un pasante de Astros le presentó Codebreaker a Jeff Lunhow, una tabla de Excel programada con un algoritmo para decodificar señas de los receptores contrarios.

WSJ: Codebreaker, el esquema de robo de señas de Houston Astros
Bob Levey AFP

Ahora que el comisionado Rob Manfred emitió sus conclusiones sobre el escándalo por el robo de señas en la organización de Houston Astros, A.J. Hinch y Jeff Lunhow, desde el desempleo, han regresado a la exposición mediática. El primero, en una entrevista con Tom Verducci, expresó -entre lo más relevante- que espera que algún día los fanáticos tomen la benévola consideración hacia la organización para creer que el título de 2017 terminó en sus manos porque en su plantilla estaban grandes peloteros y no gracias a un esquema que les permitía saber los lanzamientos de sus rivales. Al segundo, dice el diario The Wall Street Journal, en septiembre de 2016 Derek Vigoa, un pasante de la organización, le mostró una presentación en PowerPoint que traía entre sus diapositivas "Codebreaker", una tabla de Excel programada con un algoritmo para decodificar las señas de los receptores contrarios.

El sistema de los Astros se gestó desde el departamento de la organización de alta tecnología y pasó por los ojos del gerente general en turno, Lunhow. Sin embargo, la liga no tenía las pruebas necesarias para poder confirmar sin posibilidad de represalias legales que Lunhow tenía conocimiento sobre su uso. Respondiendo al texto del comisionado, el exejecutivo de Houston entregó una carpeta de alto grosor, cuyo contenido en las 170 páginas que la integraban ponían en duda parte del contenido del documento inicial de Manfred, según reporta Jared Diamond, del medio estadounidense.

La investigación de la MLB determinó que "Lunhow jamás inventó o dirigió de forma activa el esquema del cuarto de repeticiones para decodificar señas en 2017 o 2018". No obstante, varios peloteros involucrados en la investigación, a quienes el comisionado decidió omitir de la versión pública de la pesquisa, comentaron que creían que Lunhow estaba al tanto de Codebreaker o como le llamaban localmente: "departamento de artes oscuras".

¿Cómo funcionaba?

De acuerdo con Jared Diamond, no había mayores complicaciones para llevar a cabo el robo de señas. Codebreaker solo necesitaba de alguien que observara los partidos y documentara las señas del receptor en una tabla, junto con el tipo de lanzamiento. De ese modo, el esquema tomaba sentido. Teniendo ambos datos, se determinaban las señas que correspondían a los lanzamientos. Una vez que encontraban el contenido del mensaje oculto, procedían a la acción antideportiva: mediante intermediarios daban a conocer las señas a los corredores en las bases para que éstos notificaran a sus compañeros ubicados en la caja de bateo.

Pero Codebreaker no solo sirvió para robar señas el 2017, sino para la siguiente temporada, en 2018. Ya fuera en el Minute Maid Park o lejos de Houston, los Astros continuaron utilizando el esquema, detalló el WSJ. Pero Lunhow, según su versión, pensó que se utilizaría bajo el marco legal de la MLB. La contraparte, del pasante de la organización que ahora labora como gerente senior de operaciones del equipo, expresó en la investigación que asumió que Lunhow sabía que se usaría en juegos en vivo.

No solo el pasante de los Astros emitió una declaración parecida. El texto de Jared Diamons señala que Tom Koch-Weser, director de información avanzada del equipo -de donde venía Codebreaker-, sostuvo en la pesquisa de la liga que Lunhow, quien se negó a comentar para la historia del WSJ, tenía conocimiento sobre el sistema y que iba de vez en cuando a la sala de repeticiones durante los juegos fuera del Minute Maid Park y solo soltaba al aire comentarios como "¿Ustedes descifran códigos?".