Temas del día Más temas

NFL

Dez Bryant 2.0: Quiere volver a los Cowboys

El ex receptor de los Cowboys quiere una reunión en Dallas, donde no sea el punto focal de la ofensiva.

Estados Unidos
Dez Bryant con Cowboys
Brandon Wade AP

Después de ocho temporadas, 73 touchdowns y casi 7,500 yardas, Dez Bryant y los Dallas Cowboys tuvieron un desastroso divorcio en abril de 2018.

El tiempo, aparentemente, sí cura todas las heridas. El tiempo o el desempleo, no hay más opciones cuando se trata de un personaje tan polémico como Bryant.

El vicepresidente e hijo del dueño de los Cowboys Stephen Jones declaró el viernes al Fort Worth Star Telegram que el exreceptor de 31 años de edad le ha enviado mensajes en los que le expresa su deseo de volver al equipo. No, no es el Día de los Inocentes.

En una jugada de ajedrez diplomático, el heredero de la dinastía Jones no le cerró la puerta a Bryant de la misma manera que lo hizo su padre dos años atrás.

“No tenemos más que respeto por Dez y lo que logró aquí”, dijo Jones al periódico. “Sin duda, mientras sopesemos nuestras opciones a futuro, analizaremos todas las oportunidades y los posibles jugadores que puedan ayudarnos”.

Es difícil pensar que Bryant encaje en esa última categoría. Después de todo no se ha vuelto a presentar en un juego desde que dejó Dallas, y su única acción relacionada con la NFL fue firmar con los Saints y desgarrarse el tendón de Aquiles en su primer entrenamiento con el equipo.

Su ausencia de dos años de la liga, su evidente declive de producción en sus últimas tres temporadas en Dallas (2,035 yardas y 17 touchdowns totales) y un ahorro de 12.5 millones de dólares le dieron la razón a la familia Jones al momento de decirle adiós a Bryant.

Por lo mismo, no hay motivo de adquirir ese mismo producto con dos años más de antigüedad para reforzar a un equipo que busca la manera de aferrarse a la relevancia con un vestuario repleto de personalidades heterogéneas y con un nuevo coach en jefe en la figura de Mike McCarthy.

Por lo pronto, Bryant ha utilizado el vocero más moderno de la actualidad ─las redes sociales─ para enviar todos los mensajes correctos. Primero, dejando bien en claro que sus problemas previos en el norte de Texas estaban directamente relacionados con el ahora excoach Jason Garrett y segundo estableciendo que ha dejado su protagonismo.

Apenas un día antes de la declaración de Jones, Bryant publicó en Twitter varios videos en los que se le ve entrenando y corriendo rutas sin mayores problemas físicos y añadió un mensaje al resto de la liga:

Quiero ser parte de un equipo en el que no sea el punto focal. No tengo problema si no soy el jugador principal”, escribió en Twitter: “Apuesto a que causo daño”.

La apuesta más segura, sin embargo, es que ese daño no será en Dallas.