MINNESOTA VIKINGS

Gary Kubiak coordinará el ataque de Minnesota Vikings

Gary Kubiak fue el madamás de la organización de Colorado cuando Denver Broncos logró su tercer título de la NFL en 2015, en la edición 50 del Super Bowl.

Gary Kubiak
David Zalubowski The Associated Press

Ante la partida de Kevin Stefanski al Norte de la AFC para tomar las riendas de Cleveland, en Minnesota se decidieron por Gary Kubiak para coordinar la ofensiva de los Vikings el próximo año, reportó Ian Rapoport de NFL Network.

El entrenador celebrará sus bodas de plata con el football profesional, cuando regrese a las laterales en 2020 con lo Vikings. En sus casi dos décadas y media de experiencia en la National Football League, Kubiak se ha desempeñado en diferentes puestos y la coordinación ofensiva no será algo desconocido para él, pues en gran parte de su estancia con Denver Broncos y su único año con Baltmiore Ravens se desempeñó por 12 temporadas en esa posición.

Tampoco será rostro desconocido en Minnesota. Kubiak regresó a los controles luego de dos años de ausencia cuando los Vikings le ofrecieron ser el asistente del entrenador en jefe Mike Zimmer, en quien los Vikes confían para llevar al equipo a por el título, asegurándole su continuidad en las laterales de la organización hasta 2020, al igual que al gerente general Rick Spielman, según emitió el propietario Mark Wilf previo al duelo en el Mercedes-Benz Superdome, donde sorprendieron en el Wild Card ante los Saints.

"Gary ha sido increíble. Es probablemente lo mejor que me ha pasado desde que llegué aquí", elogió Zimmer a Kubiak en noviembre a Pioneer Press. "Hablo mucho con él sobre lo que ha hecho como entrenador en jefe. Simplemente amo su domportamiento y la manera en la que él y Kevin pueden comunicarse durante los partidos y también durante la semana acerca del plan de juego".

Cousins, el reto para Kubiak

Para Kubiak, el próximo año será un gran reto. La presión sobre Kirk Cousins será más grande que nunca en su estancia en Minnesota, pues el quarterback jugará su último año del polémico contrato de tres años que le garantizó 84 millones de dólares, cuando aterrizó en Minneapolis desde la agencia libre.

Luego de hacerle daño a los Saints con 362 yardas y el pase de touchdown en tiempo suplementario para avanzar de ronda en la postemporada, donde impresionó y dejó boquiabiertos a sus seguidores y detractores, Cousins volvió a su clásico temple en el campo de juego. Ante San Francisco, el mariscal de campo se vio tenso en la bolsa de protección, reaccionando tarde ante la penetración de los frontales de los Niners que lo capturaron en seis ocasiones y solo le permitieron 147 yardas aéreas.