GREEN BAY PACKERS

Rodgers el optimista: “Nuestra ventana sigue abierta”

El quarterback de 36 años cree firmemente que Green Bay aún puede conservar el protagonismo.

Aaron Rodgers
Harry How AFP

Hay dos maneras de enfrentar la eliminación a unos pasos de la meta. La primera y la más común es como un sentido de fracaso devastador del que es difícil recuperarse. La segunda es con optimismo de que se transita en la dirección correcta.

Anoten a Aaron Rodgers en la segunda categoría.

A pesar de tener 36 años recién cumplidos y minutos después de que sus Green Bay Packers fueran dominados por completo, Rodgers cree que el equipo volverá a estar nuevamente en una posición de volver al Super Bowl, incluso nueve años después de la última aparición de Green Bay en el juego por el campeonato.

“La ventana sigue abierta, y creo que vamos a estar en el lado correcto de uno de estos juegos muy pronto”, dijo Rodgers después de su tercera derrota en cuatro apariciones como titular en la Final de la NFC.

“Eso es lo emocionante. No hace que lidiar con esto (la derrota) sea más fácil, pero es muy emocionante a futuro”, añadió.

Es sencillo encontrar la fuente del optimismo de Rodgers. A fin de cuentas, los Packers iniciaron la campaña con un nuevo sistema y un coach debutante y la finalizaron a una sola victoria de volver al Super Bowl.

Incluso después de que sus números particulares fueron a la baja en temporada regular, bajo sus ridículamente altos estándares, Rodgers encontró su mejor forma durante la postemporada. Completó 47 de 66 pases para 569 yardas con cuatro touchdowns y, el optimista en él cree que la brecha con los 49ers, que les propinaron dos de las cuatro derrotas de la temporada por un total de 74-28 no es tan grande.

“Bueno, se ve muy grande”, dijo de la diferencia que separa a estos dos equipos. “Nos ganaron un par de veces, pero no creo que sea tan grande. Creo que estamos muy cerca. Creo que solo estamos a una actuación un poco más consistente de jugar al nivel de ellos”.

El dos veces MVP de la NFL ve el progreso de los Packers y su inesperado viaje a la Final de Conferencia como un punto de partida para el futuro inmediato. Pero también es la fuente de un sentido de urgencia para un quarterback de 36 años que no sabe cuánto más le quede en una liga tan demandante física y mentalmente.

“Cuando te das cuenta de que no me quedan la misma cantidad de años por jugar como es mi caso, una derrota así es un poco más decepcionante”, reconoció. “Sin duda en este momento las sensaciones son más duras. Pero definitivamente duele más que a inicios de mi carrera, porque te das cuenta de lo difícil que es llegar hasta aquí”.

Pero al considerar que hay quarterbacks de 40 años como Tom Brady y Drew Brees que aún presumen éxitos en esta liga, Rodgers tiene motivos para ser optimista a futuro.