NFL

Tom Brady quiere volver a jugar: "Aún tengo más que demostrar"

El quarterback ha pertenecido toda su carrera a la organización de New England, desde su arribo en 2000 cuando resultó seleccionado en el puesto 199 global.

Tom Brady en Gillette Stadium
Adam Glanzman AFP

En los últimos 20 años de la National Football League, Tom Brady se encargó de llevar, junto a Bill Belichick, a New England Patriots a ser una de las franquicias más importantes de la liga, luego de conseguir seis campeonatos -en nueve viajes al Super Bowl- durante esas dos décadas que se mantuvo en los emparrillados.

Esta temporada baja expira el contrato de Brady en Massachusetts y, al no poderle aplicar la etiqueta de "jugador franquicia", es incierto su regreso a la organización, pero no al emparrillado, según su última declaración.

La mañana del miércoles, el seis veces campeón del trofeo Vince Lombardi emitió un mensaje a través de redes sociales donde expresó su deseo por continuar acumulando triunfos en el futuro cercano, además de mostrar su agradecimiento a los fanáticos del Gillette Stadium.

"No siempre puedes ganar. No obstante, se puede aprender del fracaso, levantarse con gran entusiasmo y salir nuevamente al terreno de juego. Y es ahí donde me encontrarán. Porque sé que aún tengo mucho más que demostrar", confesó el quarterback en su cuenta de Instagram.

Producción a la baja

La última campaña de New England terminó el pasado fin de semana, cuando Tennessee Titans venció 20-13 a Patriots en Foxborough, donde el equipo de Mike Vrabel fue en contra de lo pronosticado por las casas de apuestas que tenían a la organización de Robert Kraft como favoritos para avanzar a la Ronda de Comodines de la AFC.

Durante el calendario, Brady vivió uno de sus años más difíciles en la organización. La ausencia de Rob Gronkowski en el emparrillado fue notoria para el desempeño de Patriots y de Brady. Al finalizar la jornada 17, el tres veces MVP de la liga completó, en total, un 60.8% de sus pases, la cifra más baja para él desde 2013 (60.5).

Asimismo, el mariscal de campo, de 42 años, tuvo uno de los años de menor productividad encontrando a sus receptores en la zona de anotación. En 2019, su cuerpo de wide receivers no mostraron manos seguras como en otras campañas y Brady pasó para 24 touchdowns, siendo esta la menor cantidad en los últimos 13 calendarios que tomó el lugar detrás del centro.