Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena

DALLAS COWBOYS

Amari Cooper asegura que quiere permanecer en Dallas

El contrato del estelar receptor de los Cowboys expira al finalizar la campaña y el equipo tiene muchas decisiones que tomar.

Amari Cooper en práctica de Dallas Cowboys

La carrera de Amari Cooper estaba en un claro tobogán hasta que un cambio a mediados de la campaña anterior lo envió a Dallas, donde se catapultó nuevamente a los primeros planos dentro de su posición.

Después de ver los beneficios de un nuevo equipo en su carrera, ahora el wide receiver no quiere dejar a los Dallas Cowboys. Aunque posiblemente tendrá que hacerlo.

El contrato de Cooper -quien acumula 117 recepciones para 1,696 yardas y 13 touchdowns en los 21 juegos desde que fue adquirido de los Raiders a cambio de una selección de Draft de primera ronda- expira al concluir la campaña. A pesar de que el veterano de cinco temporadas asegura que no ha pensado en su situación contractual, tiene en claro que le gustaría permanecer donde está.

Mi postura es que si algo no está descompuesto, no lo arreglas”, dijo Cooper el lunes. “Obviamente, he sido más productivo aquí de lo que fui en Oakland. ¿Por qué querría cambiar eso?”

Tiene sentido.

A pesar de que solo tiene 123 yardas en sus últimos tres juegos, Cooper promedia 5.5 recepciones y 80 yardas por encuentro desde que llegó a los Cowboys para revitalizar el raquítico ataque aéreo de Dallas. Esas cifras son un cambio radical respecto a sus últimos 20 partidos con los Raiders, en los que apenas sumó 70 recepciones para 960 yardas y ocho anotaciones

“Lo he disfrutado mucho”, dijo Cooper sobre su época en Dallas. “Me siento bien jugando aquí, viviendo aquí. Estoy feliz. Me encanta aquí. Quiero estar aquí. Simplemente me encanta esta situación, mis compañeros. Siento que es el lugar para mí”.

Tal vez lo sea, pero entonces Cooper tendría que tomar una difícil decisión entre la lealtad o el dinero. Generalmente gana el dinero.

Los Cowboys tienen una difícil situación respecto al manejo de su tope salarial una vez que firmaron al running back Ezekiel Elliott por seis años y 90 millones antes del inicio de esta campaña. Con el quarterback Dak Prescott en su último año de contrato y viendo fijamente a la etiqueta de “Jugador Franquicia”, Dallas tendrá una cantidad limitada para ofrecerle.

Lo ideal para Dallas, desde luego, es retener a Prescott y Cooper para hacer mancuerna con Elliott en una nueva -aunque menos laureada- versión de los “Trillizos” que le dieron tres campeonatos a la franquicia en la década de 1990. Sin embargo, la situación con el tope salarial de los Cowboys podría obligar al dueño Jerry Jones a centrarse en Prescott, dejando a Cooper disponible al mejor postor a menos que reduzca significativamente sus aspiraciones económicas.