Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Ligue 1
  • Liga Chilena
LaLiga Santander
Bundesliga
Liga Mexicana - Apertura
Ligue 1
PSG PSG PSG

-

Lille Lille LIL

-

Aquí solo football

Los 49ers toman la estafeta en el Oeste de la NFC

Detrás de la segunda mejor defensiva de la liga, San Francisco domina a los Rams y es uno de los equipos a vencer en la Conferencia Nacional.

Los 49ers toman la estafeta en el Oeste de la NFC
Jayne Kamin-Oncea AFP

Su primer drive del juego fue contundente. Los Rams avanzaron 56 yardas en siete jugadas y 3:36 y culminaron la ofensiva con una carrera de ocho yardas de Robert Woods.

Parecía que los incrédulos tenían razón y que, efectivamente, la defensiva de los 49ers no era más que un espejismo.

Todas las jugadas de ese primer ataque angelino, por cierto, fueron por tierra.

“Sólo teníamos que entender qué tipo de carreras nos estaban mandando y luego qué podíamos hacer sin alterar la estructura de la defensa”, dijo Robert Saleh, coordinador defensivo de San Francisco. “Entonces, los ajustes que hicimos entre las series, los chicos hicieron un gran trabajo al ejecutarlo, los coaches hicieron un gran trabajo”.

Los Rams fueron maniatados el resto del juego y terminaron con sólo 165 yardas totales. Fueron únicamente 56 por la vía aérea, lo menos que han permitido los 49ers desde 2010.

Ahora son dos semanas en fila que esta defensa gambusina limita a sus rivales a 180 yardas o menos, algo que los 49ers no lograban desde 1990.

Nuestra defensa está jugando muy bien, tengo mucha confianza en ellos”, dijo el head coach Kyle Shanahan, tras el impresionante triunfo en el Memorial Coliseum. “Ustedes pueden ver el pass rush. Los siete jugadores detrás de ellos también son buenos y juegan cada vez mejor. Creo que podemos seguir mejorando como creo que lo hemos hecho en las primeras cinco semanas”.

¿Qué tan impresionante fue la defensiva de San Francisco? Tan impresionante como este dato: los 49ers no permitieron una sola conversión en tercero (0-9) o cuarto down (0-4) en toda la tarde.

Según el Elias Sports Bureau, los 49ers no lograban algo así desde octubre de 1988, precisamente ante los Rams (0-7 en tercer down y 0-1 en cuarto down).

Es verdad que el equipo de Sean McVay jugó sin su mejor corredor (Todd Gurley) y sin su líder en capturas de quarterback (Clay Matthews), pero San Francisco también llegó al partido con varias bajas, como el fullback Kyle Juszczyk, los tackles Mike McGlinchey y Joe Staley, y el cornerback Ahkello Witherspoon.

El ataque terrestre no fue tan productivo como para generar 200 yardas, Jimmy Garoppolo no lanzó pase de touchdown y fue interceptado en las diagonales en una ofensiva que prometía puntos.

Pero la defensiva de San Francisco nunca se quebró.

Y mientras los Rams (3-3) de McVay perdieron su tercero en fila y están lejos de la versión que nos mostraron el año pasado, los 49ers (5-0) de Shanahan parecen listos para tomar la estafeta en la División Oeste de la NFC.

Sí, San Francisco es legítimo contendiente en la NFC. Aunque a Shanahan no le guste usar el término.

“No. Nunca usaré esa palabra, buen truco [risas]. Pero estoy muy contento con la manera en la que jugamos. Estamos 5-0, pero no estamos jugando a nuestro mejor nivel”, dijo Shanahan. “Podríamos hacer muchas cosas mejor… nuestra defensa jugó un nivel extremadamente alto, obviamente menos el primer drive. Podemos seguir mejorando en la ofensiva, podemos seguir mejorando en equipos especiales”.

El diferencial de +83 puntos de los 49ers es el mejor de la franquicia después de cinco juegos desde 1970.

Después de enfrentar a Washington, Carolina y Arizona, el lunes 11 de noviembre San Francisco recibe a Seattle (5-1) y un Russell Wilson que está jugando a nivel MVP.

Luego vienen duelos ante Green Bay, Baltimore y New Orleans, tres equipos que seguramente estarán en Playoffs. Y para cerrar el calendario regular, Rams y nuevamente Seattle, en las Semanas 16 y 17, respectivamente.

Es un calendario brutal, pero estos Niners parecen listos para el reto.

Con la defensa por delante, claro.