Sin Ezekiel Elliott, los Cowboys generan poco por la vía terrestre

Estados Unidos

No sé si Ezekiel Elliott tenga NFL Network en su hotel en Los Cabos, pero me pregunto si habrá visto el juego de los Cowboys el sábado por la noche.

Fue el debut de Dallas en la pretemporada y el primer juego sin “Zeke” en el backfield.

Elliott mantiene su paro laboral en Baja California Sur y, según reportes, no regresará hasta que los Cowboys le den una extensión de contrato y lo conviertan en el corredor mejor pagado de la NFL o al menos igualen el sueldo que tiene Todd Gurley, de los Rams, o sea 14.37 millones de dólares.

Y mientras “Zeke” entrena en México, su equipo debutó en la pretemporada 2019 ante los San Francisco 49ers. El novato Tony Pollard, selección de cuarta ronda proveniente de Memphis, fue el titular; llevó el balón en cuatro ocasiones y generó 16 yardas por tierra.

[Pollard] es uno de los jugadores más excitantes para mí de este training camp”, dijo en la semana el quarterback Dak Prescott al Dallas Morning News. “Las cosas que puede hacer corriendo el balón, atrapando el balón fuera del backfield. Está haciendo jugadas. Y es realmente un tipo inteligente, un chico muy inteligente. Es lo que quieres ver de un joven”.

En este juego de exhibición en el Levi’s Stadium, Pollard no tuvo muchas oportunidades de emular lo que ha hecho en el campamento de los Cowboys en Oxnard, California.

Otros tres corredores se mostraron en esta primera audiencia, que podría convertirse en competencia por la titularidad en el backfield de Dallas.

El también novato Mike Weber (séptima ronda, Ohio State) terminó con cinco acarreos y 18 yardas; Darius Jackson (6-16) y Jordan Chunn (2-5) también “colaboraron” en la anémica actuación del ataque terrestre de Dallas, que apenas produjo 55 yardas.

El veterano Alfred Morris, quien recién volvió a firmar con el equipo, no vio acción en este partido.

Según NFL Network, los Cowboys le hicieron una oferta a Elliott, pero está dos o tres millones de dólares lejos de lo que pretende “Zeke”.

Jerry Jones, dueño de los Cowboys, se toma las cosas con calma.

“Sabes que es un maratón”, dijo Jones antes del partido en San Francisco. “Es una temporada larga. Es una carrera larga. Y no debes permitir que una semana o un mes te afecte. Pasa todo el tiempo”.

Prescott se vio en buena forma ante los titulares de los 49ers: comandó una serie ofensiva que terminó en un gol de campo de Dallas; completó sus cuatro pases para 23 yardas, y quizá la única queja es que ese drive no terminó en touchdown.

NO GAROPPOLO, NO PROBLEMO

El regreso de Jimmy Garoppolo tendrá que esperar al menos una semana más. El quarterback titular de los 49ers, que se recupera de una lesión de ligamentos de la rodilla, no jugó la noche del sábado ante Dallas.

Nick Mullens fue el abridor por los 49ers y completó 11 de 17 para 105 yardas, con un touchdown y una intercepción.

Lo sustituyó C.J. Beathard, quien terminó con 13 de 17, 141 yardas, un touchdown y una intercepción en el triunfo de San Francisco, 17-9.

Deebo Samuel y Jalen Hurd, los dos receptores novatos de los 49ers, lucieron en su primer juego con los gambusinos.

Samuel, selección de segunda ronda (South Carolina), fue el líder de San Francisco con 61 yardas, producto de dos recepciones; Jalen Hurd, reclutado en la tercera ronda (Baylor) atrapó tres pases, pero dos fueron en las diagonales.

El coach Kyle Shanahan debe sentirse muy satisfecho con estos dos chicos. Con lo que no debe estar nada contento es con los 18 castigos y 216 yardas que regalaron los 49ers.

El linebacker de primer año de los Cowboys, Luke Gifford, tuvo un buen debut en la NFL con dos tacleadas, un pase defendido y una intercepción.

Gifford, quien jugó en Nebraska, firmó con Dallas como novato agente libre.

Los Cowboys se quedan en California y el sábado visitan a los Rams, mientras San Francisco jugará el lunes 19 en Denver ante los Broncos, en la segunda semana de la pretemporada.