AQUÍ SOLO FOOTBALL

Más juegos de la NFL no significan mejor espectáculo

Roger Goodell y Arthur Blank, dueño de los Falcons

Scott Cunningham

Getty Images

Algunos dueños de equipos quieren extender el calendario regular a 18 partidos y también que más equipos clasifiquen a Playoffs.

La NFL quiere expandirse. Pero no, no me refiero a una franquicia en Londres, en China, mucho menos en México. Si eso pasa algún día, será entre los próximos 15 o 20 años, no antes.

No, me refiero a una expansión en el calendario.

Algunos dueños de equipos traen entre manos la idea de alargar la campaña de 16 a 18 partidos en su fase regular.

Si eres fan longevo de la NFL recordarás que esto no es nuevo. Hace algunos años se especuló con la posibilidad de quitarle dos juegos a la pretemporada para sumárselos a la campaña regular.

Bueno, parece que la idea nuevamente se cruzó por las mentes de algunos dueños.

Y no hay que ser un genio para saber qué es lo que persiguen: dinero.

La NFL es una industria que anualmente genera 14 mil millones de dólares, es decir un promedio de 875 mdd por semana. Agrega dos partidos y ahí tienes otros 1,750 mdd o casi 16 mil millones de dólares al año. A ese paso, por supuesto que Roger Goodell llegará a los 25 mil mdd anuales que prometió para 2027.

Pero para que esto suceda la Asociación de Jugadores tiene que estar de acuerdo. Así que no se suban a ese tren… todavía.

Hace 10 años, durante las negociaciones que resolvieron el actual contrato colectivo, la NFLPA se opuso a extender el calendario a 18 juegos y la principal razón fue el bienestar de los jugadores. Una campaña de 16 juegos es brutal. El 100 por ciento de los jugadores llega a los partidos con algún tipo de lesión. O se lastiman durante la semana en las prácticas o se lesionan el domingo.

Y no creo que 10 años después a los jugadores les entusiasme la idea de un calendario de 18 partidos.

Estos ingeniosos dueños también quieren que 14 (y no 12) equipos clasifiquen a Playoffs, con seis juegos en la primera ronda (sabrá Dios si seguirá siendo llamada Wild Card) en lugar de cuatro.

Eso sólo podría significar algo: que al menos un equipo mediocre jugaría football en enero. En ese formato, Pittsburgh (9-6-1) y Minnesota (8-7-1) habrían clasificado la temporada anterior. Steelers y Vikings pudieron avanzar a Playoffs, pero ambos perdieron en la Semana 17 para cerrar sendas campañas mediocres. ¿Merecían jugar en postemporada? No. ¿Te los imaginas en Playoffs? Yo también y tampoco me gusta.

En 2016 y 2017 hubo campeones divisionales que clasificaron con récord de 9-7, y en 2015 Carolina entró con 7-8-1, mismo récord con el que Green Bay jugó Playoffs en 2013; Denver en 2011 avanzó con 8-8 y no podemos olvidar a Seattle, que en 2010 sólo necesitó de siete triunfos para colarse como Wild Card (y a la siguiente semana, por cierto, ganó en New Orleans).

No estoy hablando de la prehistoria. Eso fue hace apenas nueve años.

Sí, no niego que suena bien una temporada de 18 juegos, porque en cuanto inicia la campaña de la NFL sabes que se esfumará como tu quincena.

Pero más juegos y más Playoffs no significan mejor espectáculo.

Aunque la liga presume un aumento de 5% en cuanto a la audiencia con respecto al año pasado, o sea 15.8 millones de televidentes por partido en 2018, la realidad es que entre 2010 y 2015 la NFL siempre tuvo ratings por arriba de los 17 millones, excepto en 2012, con 16.6 (sí, superior a la campaña pasada).

Admiro que la NFL es una liga que siempre busca la perfección. Pero no la va a encontrar con una temporada regular de 18 juegos ni con más Playoffs.

El actual contrato colectivo vence en 2020. La NFLPA tiene la palabra.