Competición
  • Premier League
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Serie A
  • Liga Chilena

Pick Super Bowl LIII

Pronóstico para el Super Bowl LIII

Interior del Mercedes-Benz Stadium previo al Super Bowl

MIKE SEGAR

REUTERS

Ambos equipos tratarán de establecer el ataque terrestre; los Rams deben golpear a Brady y Belichick tratará de confundir al joven Goff.

Hace 17 años nació la dinastía más dominante de la historia de la NFL.

Los Patriots eran las grandes víctimas ante Kurt Warner, Marshall Faulk, Torry Holt y el resto del increíble ataque de los Saint Louis Rams, al final de la campaña 2001 en el Super Bowl XXXVI.

Los Rams eran favoritos por 14 puntos, pero con un estilo de juego físico y agresivo, la defensiva de Bill Belichick contuvo al llamado “The Greatest Show On Turf” y un entonces desconocido Tom Brady fue el arquitecto de una serie ofensiva al final del partido para que Adam Vinatieri conectara un gol de campo mientras el tiempo expiraba para darle a los Patriots su primer título del Super Bowl.

Belichick y Brady han regresado al Super Bowl otras ocho veces, mientras los Rams tuvieron que esperar precisamente esos 17 años para poder estar de vuelta en el juego por el título de la NFL, con nueva sede, nuevas caras y otra ofensiva electrizante.

Los Patriots lideran esta serie 8-5, en una rivalidad que inició en 1974. Incluido el Super Bowl, New England ha derrotado cinco veces en fila a los Rams.

El duelo más reciente entre ambos fue en diciembre de 2016, cuando los Patriots se impusieron 26-10 en Foxborough.

En ese juego, Brady pasó para 269 yardas y un touchdown.

Jared Goff era un novato, Todd Gurley estaba en su segundo año y Sean McVay aún no debutaba como coach de los Rams.

Goff completó 14 de 32 para 161 yardas, con un touchdown y dos intercepciones; Gurley apenas sumó 38 yardas por tierra.

La versión 2018 de los Rams, con McVay en su segundo año al frente del equipo, ha mejorado dramáticamente: fueron líderes en la Conferencia Nacional con un promedio de 421.1 yardas y 32.9 puntos por juego, y terceros en la NFC con diferencial de +11 en cuanto a intercambios de balón.

Vamos al pick del Super Bowl LIII:

NEW ENGLAND PATRIOTS (-2) VS. LOS ANGELES RAMS

LOS PATRIOTS GANARÁN SI…

La línea ofensiva nuevamente mantiene “limpio” a Brady. En los Playoffs, el quarterback de New England no ha sido capturado una sola vez y sólo ha sido tocado en dos ocasiones. La misión en el Super Bowl será complicada con Aaron Donald, Ndamukong Suh y Michael Brockers en la frontal de los Rams. Donald y Suh tratarán de hacer lo que más le duele a Brady: presionarlo por el centro de la línea ofensiva, algo que históricamente ha sido un antídoto contra “TB12”. Pero los guardianes de Brady han jugado a un nivel espectacular durante la postemporada y ahora viene el reto más importante para los guardias Joe Thuney y Shaq Mason, y el centro David Andrews.

Los Patriots han corrido el balón de manera efectiva en los Playoffs y no hay razón para pensar que abandonarán el juego terrestre en el Super Bowl. En dos juegos, el novato Sony Michel suma 242 yardas y cinco touchdowns, mientras Rex Burkhead ha llevado el ovoide en 16 ocasiones y tiene tres anotaciones, incluida la del triunfo en Kansas City en el Juego por el Campeonato de la AFC. Si el ataque terrestre de New England funciona, la defensiva de los Rams estará en problemas cuando Brady opere vía play-action.

En los Playoffs, los Patriots han pegado primero y han pegado dos veces. Contra los Chargers, sus primeras cuatro ofensivas terminaron en touchdown y en Kansas City, tres de las cuatro primeras hubieran finalizado igual de no ser por una rara intercepción a Brady en las diagonales. Si New England toma delantera de dos anotaciones en el Super Bowl, los Rams tendrán que echar gran parte de su plan de juego a la basura y estará latente un error de Jared Goff.

LOS RAMS GANARÁN SI…

Pueden correr el balón como lo hicieron contra Dallas. La dupla Todd Gurley y C.J. Anderson será clave en este partido. El coach Sean McVay no debe desesperarse ni abandonar la carrera, incluso si los Patriots se van arriba por dos anotaciones en el primer cuarto.

Hay que golpear una y otra vez a Brady. En la medida en la que los frontales de los Rams se hagan sentir, el quarterback de 41 años de edad estará incómodo y hasta podría cometer algún error que deberían capitalizar los campeones de la NFC.

McVay tiene que ser agresivo todo el partido. No hay que ir muy lejos. Basta con ver la película del Super Bowl del año pasado. Doug Pederson no se guardó nada: se la jugó dos veces en cuarto down (convirtió ambas) y junto con Nick Foles se sacó ese as bajo la manga conocido como “Philly Special”.

Goff debe evitar errores costosos. Belichick tratará de confundir al joven quarterback de los Rams con diferentes looks de su defensiva, mezcla de coberturas, blitzes de último momento, etcétera. Goff debe mantener la calma y no querer hacer más de la cuenta porque eso podría ser contraproducente para el equipo angelino.

No tomar a la ligera a Rob Gronkowski. Los Chiefs se equivocaron al dejar varias veces en cobertura sencilla al tight end de New England y Brady los hizo pagar el atrevimiento. Los Rams deben poner más atención en “Gronk” y evitar que sea la primera opción de “TB12”.

EL PICK: Los Patriots elevaron su nivel justo cuando más importa: los Playoffs. En Kansas City limitaron en 290 yardas al mejor ataque de la NFL y en Atlanta tratarán de hacer lo mismo con la segunda mejor ofensiva de la liga. Los intercambios de balón se magnifican en el Super Bowl y Goff estará bajo mucha presión, particularmente si New England toma rápida delantera. Un pase forzado y los Patriots no van a desaprovechar el regalo. La experiencia cuenta mucho en esta clase de partidos y no hay punto de comparación entre Belichick y Brady contra McVay y Goff. Patriots 31-28 Rams