NFL

¿Puede el calor de Jacksonville tropezar el comienzo de Packers y Aaron Rodgers?

Los Green Bay Packers abren su calendario contra New Orelans Saints con un viaje a Jacksonville que no estaba en los planes de la temporada baja.

Estados Unidos
0
Rodgers se prepara para un partido con un calor asfixiante

Esta noche las luces de entrada a la temporada 2021 de la NFL se encienden para ver a los campeones Tampa Bay Buccaneers y a Dallas Cowboys en un enfrentamiento que entrega dos historias atractivas desde el guion: el regreso de Dak Prescott a la ofensiva del Equipo de América después de perderse casi todo 2020 por lesión en el tobillo y Tom Brady comenzando la persecución de su octavo título de Super Bowl a los 44 años de edad.

Buen plato, pero no es el mejor.

Desde tiempos de nuestros ancestros, los domingos de otoño e invierno son para el football profesional. Con la comida sobre la mesa y el televisor encendido,uno de los partidos más atractivos de la Semana 1 es la visita de Packers a Saints pero... en Jacksonville, debido a la devastación que causó el huracán Ida en New Orleans. The Gateway to Florida como se le conoce a la ciudad donde residen los Jaguars, es un desafío para los equipos que nos traen aquí.

Ninguno de ellos está acostumbrado al calor. De acuerdo al pronóstico se prevé que al momento del kickoff, el termómetro marque 83 °F que son cerca de 29 grados centígrados. El sol de Florida es deseo para vacaciones, pero cuando se trata de un viaje de negocios donde hay que correr y golpear durante una hora, se vuelve inapetente.

Para Green Bay, el traslado del encuentro de un estadio techado en el que planearon durante meses su inicio de temporada, al calor de los últimos días del verano de Jacksonville, es un elemento más que se agregó a una temporada baja enrarecida.

Durante varias semanas formular cuál era el vínculo conAaron Rodgers, fue más difícil que un juego de Jeopardy. Packers y Rodgers finalmente resolvieron sus diferencias para, quizá, ir juntos por un último intento de Super Bowl.

Ya con la seguridad de que Rodgers es el hombre que tomará los balones por debajo del centro, el siguiente reto para el head coach Matt LeFleur fue resolver cómo combatir la humedad de 75 por ciento que se espera para el partido contra Saints, algo que en la planeación de meses, no era un componente a considerar debido a que históricamente New Orleans juega bajo techo.

LeFleur con mente clara y cerveza oscura, recurrió a la sabiduría popular para comprender el estado en el que se encuentran sus jugadores para la Semana 1.

"Ciertamente, cada vez que orinan, quieres que se vea claro", dijo LaFleur a modo de broma durante una conferencia para indicar que los atletas deben mantenerse hidratados durante toda la semana.

“Nuestros muchachos tienen que hacer un trabajo increíble de cuidar sus cuerpos, de hidratarse, para que podamos salir y jugar cuatro cuartos. Va a ser un partido físico, duro, con algunos elementos que son difíciles de replicar”, dijo LaFleur.

En 2016, Green Bay abrió su temporada en Jacksonville contra los Jaguars en un partido en el que apenas derrotaron 27-23 a un equipo que esa campaña culminó con récord de 1-15.  La deshidratación puede ser un problema importante para las organizaciones que no están acostumbradas a jugar en las condiciones climáticas del sur de Estados Unidos.

La visita de Packers a Jacksonville, representa el primer partido para Saints después de la era de Drew Brees. El huracán Ida provocó que desde agosto la mayoría del personal de la franquicia, junto con sus familia, basaran sus operaciones en el norte de Texas.

Jameis Winston, quien tiene experiencia con el calor después de jugar su etapa colegial en Florida State y cinco años para Buccaneers, es el nuevo quarterback de la ofensiva de New Orleans. En su primer partido, Winston deberá encontrar objetivos para contrarrestar la ausencia de Michael Thomas, el mejor wide receiver de Saints, quien por seis semanas no podrá participar debido a una lesión en el pie.

El corredor Alvin Kamara se encamina a ser uno de los hombres favoritos de Winston para el domingo. La campaña pasada torturó a Packers con 197 yardas totales y dos touchdowns, en un tiroteo de puntos que Aaron Rodgers pudo dominar con tres pases de anotación sin contar con su receptor predilecto Davante Adams.

Green Bay lidera la rivalidad histórica 17-9 aunque Saints se impuso en dos de los últimos tres partidos. Packers ha ganado 58 juegos en el fin de semana de inicio,la mayor cantidad en la NFL, incluidos los más recientes seis, empatando con Chiefs la racha activa más larga de la liga.

En 2017, en su único enfrentamiento hasta ahora contra la defensiva de Packers, Winston sumó 270 yardas por pase y dos touchdowns en la derrota de Buccaneers. Vencer a los Saints y al calor de Jacksonville es el puente de entrada para una temporada ganadora de Packers y aspirar a que Rodgers tenga su último gran baile con ellos.

Desde 1978, cuando la NFL adoptó su cronograma de 16 partidos,y excluyendo la temporada abreviada de 1982, los equipos que salen victoriosos de sus arranques de campaña, tienen más del doble de posibilidades de alcanzar la postemporada que aquellos que pierden el primer juego del año. De los 633 conjuntos que obtuvieron triunfo en la Semana 1,clasificaron a Playoffs 333, 204 con el título divisional. La importancia de dar la primera impresión en la NFL aunque se tenga que sudar bajo un sol que no se esperaba.

¿Cómo le va a Packers jugando en el calor?

Para nadie es un secreto que Packers es un equipo identificado con el frío. Desde 1970 cuando la NFL se fusionó con la AFC, así le va a Green Bay cuando juega con temperaturas de 80 °F o más.

Récord: 10-12-1 (porcentaje de victorias de .457)

Ofensa: 22.7 puntos por juego.

Defensa: 22.1 puntos permitidos por juego.