ELIMINATORIA CONCACAF

Federación de El Salvador aclara fallo en reconocimiento de cancha para Honduras

Los hondureños no pudieron reconocer la cancha del Cuscatlán previo al segundo juego de Eliminatoria y se ha dado a conocer la razón de dicho evento.

Estados Unidos
0
Hugo Carrillo, presidente de la FESFUT, en conferencia de previa durante la Eliminatoria CONCACAF.

Un enfrentamiento entre Honduras y El Salvador siempre significa pelea, y a veces hasta de escalas mayores. De camino a la Copa del Mundo de México 1970, una guerra explotó entre estas dos naciones y desde entonces ha existido una de las rivalidades más fuerte de CONCACAF y que hoy atrae historia desde dos puntos: la última victoria de El Salvador ante Honduras hace 28 años y ahora que la Selección Hondureña ha reclamado una “bajeza” después de que no pudieran reconocer la cancha del Estadio Cuscatlán.

El sábado por la tarde, Fabián Coito y el resto de su cuerpo técnico buscaron ingresar al inmueble que hoy los albergará en el segundo juego de Eliminatoria Mundialista para Qatar 2022. Desafortunadamente, el ingreso no sería el gran problema, sino el ver el césped ya que se encontraron con un estadio sin iluminación. Por lo tanto, la oportunidad no pudo darse y culparon a los anfitriones de bloquear a estos de sus derechos como rivales. Poco se escuchó de los argumentos en contra de esto, pero la Federación ya ha mencionado que la narrativa fue incorrecta.

“Dado el hecho natural de lluvia que se presentó en horas de la tarde el día sábado 4 de septiembre, previo a la realización del reconocimiento de la cancha en el estadio Cuscatlán, por parte de la Delegación de Honduras con la finalidad de no dañar la cancha; optaron por solicitar a la FESFUT gestionar ante EDESSA el poder utilizar una cancha alterna para efectuar sus actividades de entrenamiento de 5:00 a 6:00 p.m.; renunciando a la utilización de la cancha principal del estadio. Importante es mencionar que la Delegación de Honduras en ningún momento expresó que posteriormente a la finalización de su práctica deportiva realizaría una inspección, reconocimiento o revisión de la cancha principal”, describe el documento oficial de la Federación Salvadoreña de Fútbol.

“Como hecho real se logró que personal de EDESSA se presentara al Estadio para encender la iluminación; lamentablemente, la Delegación de Honduras ante el tiempo de espera que consideró como suficiente, optó por retirarse del Estadio, la diferencia tiempo entre el retiro de la Delegación y llevar a cabo el encendido de las lámparas, no fue mayor a 5 minutos”, añadieron. Declarar a todos que la situación presentada no tiene una razón de crear una ventaja deportiva; simplemente, ha sido producto de la existencia de un mal clima meteorológico a nivel nacional y a la petición del cambio de lugar por parte de Honduras. Los lazos de hermandad que une nuestro fútbol en la región junto con los principios de equidad e igualdad son los garantes para llevar a nuestras naciones un espectáculo de nuestro deporte”.

La FESFUT también justificó el mal momento como culpa de la delegación catracha, ya que ellos deberían tener conocimiento de que, en caso de que las condiciones meteorológicas no sean las adecuadas, el comisario del partido puede cancelar la sesión de entrenamiento. Incluso, la Selección de El Salvador tampoco realizó su entrenamiento en el Cuscatlán para no hacer más daño del que provocó la lluvia ese sábado 4 de septiembre.

Honduras de todas maneras no se tienta el corazón

A pesar de que nada ha sido más grave en este tema, la Federación de Honduras no se ha quedado con los brazos cruzados y la molestia. De inmediato en cuanto explotó el tema, el secretario de la Federación, José Ernesto Mejía, dio a conocer a Diario DIEZ que mandaron una demanda a FIFA por la falta de respeto y cortesía de sus similares. Ésta no se ha mandado con la idea de afectar los puntos, pero se desea que quede como precedente de la mala situación.