Coronavirus

San Francisco exigirá vacunas a todos los trabajadores municipales

San Francisco es el municipio más grande de USA en requerir a los trabajadores de la ciudad que se vacunen contra el COVID-19. Aquí toda la información.

Estados Unidos
0
Anuncio sobre las citas de vacunas contra COVID-19
Jeff Chiu AP

Para garantizar la seguridad de los trabajadores de la ciudad, así como de los habitantes de la ciudad, San Francisco requerirá que todo el personal municipal se vacune contra el COVID-19, convirtiéndose en el municipio más grande de los Estados Unidos en implementar esta medida.

"El COVID-19 continúa representando un riesgo, especialmente para las personas que no están completamente vacunadas, y ciertas medidas de seguridad siguen siendo necesarias para protegerse contra casos y muertes por COVID-19", dijo Carol Isen, directora de recursos humanos de la ciudad, en un comunicado.

"La vacunación es la forma más eficaz de prevenir la transmisión y limitar las hospitalizaciones y muertes por COVID-19". agregó Isen.

¿En qué consiste esta nueva política y cuándo entra en vigor?

La política entrará en vigencia a partir del lunes 28 de junio de 2021. Todos los empleados de la ciudad - aproximadamente 35,000 - tendrán 30 días (hasta el 29 de julio de 2021) para informar su estado de vacunación e incluir la documentación que verifique ese estado.

Los empleados municipales deberán realizar este proceso a través del sistema People and Pay. Todos los empleados deben proporcionar el nombre de la vacuna, así como las fechas en las que recibieron la vacunas y cargar la documentación en el sistema.

Los empleados tendrán 10 semanas, después de que la vacuna sea aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), para vacunarse. Actualmente, las tres vacunas utilizadas en Estados Unidos están bajo autorización de emergencia por parte de la FDA, sin embargo, se espera que estén totalmente aprobadas dentro de unos meses.

Los empleados municipales que se nieguen a vacunarse sin alguna justificación médica o religiosa podrían ser despedidos.

La nueva política incluye que se vacunen los trabajadores que pertenecen a la policía, los bomberos, la Agencia de Transporte Municipal de San Francisco, así como los empleados y conserjes del Ayuntamiento.