Concacaf Nations League

Mark McKenzie sufrió ataques racistas tras final de Nations League

El defensor de la selección de los Estados Unidos fue objeto de ofensas de índole racial, a pesar de la victoria de USMNT sobre México en la gran final de la Concacaf Nations League.

Estados Unidos
0
Mark McKenzie sufrió ataques racistas tras final de Nations League

El defensor central de la selección de los Estados Unidos, Mark McKenzie, recibió ataques racistas a través de sus redes sociales, luego de su actuación en la gran final de la Concacaf Nations League, en la que la escuadra estadounidense se quedó con el primer título en la historia del certamen, tras un dramático encuentro en el que USMNT venció en tiempo extra a la Selección Mexicana, en el Empower Field de Denver, Colorado.

A través de su cuenta oficial de Instagram, el defensor que recientemente fichó por el Genk de Bélgica, denunció ataques en su contra luego de la final del pasado domingo, pues subió una historia en la que un usuario de la red social lo ofendía por su color de piel, tras el duelo de la gran final ante el ‘Tri’.

"La cantidad de abuso racial y ataques personales contra mí y mi familia por parte de 'simpatizantes' y 'no simpatizantes' simplemente no lo es”, escribió el defensor, que fue señalado por su actuación ante México, en su primera gran final con el combinado estadounidense.


McKenzie, de 22 años, disputó apenas su segundo partido oficial con la selección mayor de los Estados Unidos y fue titular en ambos partidos del Final Four, sin embargo, su actuación en la gran final quedó marcada luego de perder el balón en la jugada del primer gol mexicano al arranque del encuentro, además de cometer el penal que posteriormente sería atajado por Ethan Horvath para acercar a Estados Unidos al título de la Liga de Naciones.


La final se manchó por ataques de aficionados

La gran final de la primera edición de la Concacaf Nations League, entre Estados Unidos y México, quedó marcada de manera negativa por los aficionados dentro y fuera del Empower Field, pues además de los ataques racistas que sufrió McKenzie, durante el encuentro se dieron situaciones negativas en las gradas, ya que la gran final se detuvo antes del final del tiempo regular por el reiterado grito homofóbico, además de que cerca del pitazo en los tiempos extra, aficionados invadieron la cancha del Empower Field y tuvieron que ser retirados por la seguridad.

Por su parte, luego del tercer gol de USMNT, la afición mexicana mostró su descontento y lanzó diversos objetos al terreno de juego y uno de ellos impactó a Giovanni Reyna, por lo que luego del encuentro, se dio a conocer que cinco aficionados fueron detenidos, entre ellos el agresor del seleccionado estadounidense.