Super Bowl LV 2021

Super Bowl LV

SUPER BOWL LV

Lo bueno, lo malo y lo feo del Super Bowl LV

Tom Brady escribe otro capítulo de gloria en su inigualable carrera con su séptimo anillo de campeón.

Estados Unidos
SUPER BOWL LV
VCG VCG via Getty Images

La temporada 2020 fue única en varios sentidos. El final, sin embargo, fue absurdamente repetitivo después de que Tom Brady —¿quién más?— levantara su séptimo trofeo Lombardi.

Esa es la historia que vende, y con justa razón. Después de todo, muy posiblemente ninguno de nosotros volverá a ver algo similar a lo que ha hecho el actual quarterback de los Bucs. La realidad, sin embargo, es que Tampa Bay se enfiló hacia el Super Bowl gracias a una defensiva que se guardó su mejor partido para el momento apropiado.

Patrick Mahomes y el ataque de alto octanaje de los Chiefs jamás encontraron respuesta a los acertijos que el coordinador Todd Bowles planteó sobre el campo y el resultado es un vivo reflejo del dominio que ejerció la frontal de los Bucs durante toda una velada que resultó tanto histórica como anticlimática.

Lo Bueno

La ventaja de tener 43 años y más de dos décadas en la NFL es que no hay nada que Tom Brady no haya visto antes dentro de un emparrillado. El domingo le sacó jugo a toda la experiencia para estar siempre uno o dos pasos adelante de lo que le arrojaron los Chiefs.

¿El resultado? Una quirúrgica actuación de 21 completos en 29 intentos para 201 yardas y tres pases de touchdown en camino al quinto MVP de Super Bowl de su ilustre carrera.

Sí, Brady fue brillante en todo aspecto. Lució preciso, en control y derrotó psicológicamente a la defensiva de Kansas City incluso desde antes de que llegaran los primeros puntos al marcador. Nuevamente, experiencia.

Darle crédito a Brady es lo justo, como también es lo justo darle todo el crédito a una defensiva que le propinó a Patrick Mahomes simplemente el peor juego de su carrera. La defensa de los Bucs acosó, presionó y aterrorizó a Mahomes y a los cinco entes encargados de “protegerlo” y el resultado fueron tres goles de campo y 52.3 puntos de rating. Dominio.

Lo malo

Tal vez haya sido la dominante línea defensiva de los Bucs. Tal vez haya sido la incapacidad de Andy Reid y su staff de entrenadores para ajustar y encontrar soluciones. Tal vez haya sido un exceso de confianza, pensar en ganar con el simple hecho de presentarse al Raymond James, después de todo, eso es lo que decían todos los expertos.

Tal vez haya sido una combinación de todo lo anterior. Pero, la realidad, es que los Chiefs nunca se presentaron al campo.

Tyreek Hill se mostró como un simple mortal y no como el receptor más explosivo de esta liga. Travis Kelce, quien debía tener unas de las manos más seguras de la liga, mostró todo menos eso. La línea ofensiva fue, en efecto, ofensiva. No de una buena manera.

Kansas City, el equipo que les arrebataba las ganas de vivir a sus rivales durante una racha de 25-1 con Mahomes en los controles, probó una cucharada de su propia medicina, siendo superado en todos y cada uno de los aspectos. Mostrándose como un equipo inseguro e indisciplinado. Todo lo que no podía esperarse de un equipo en busca de refrendar su título.

Como consecuencia...

Lo feo

Un Super Bowl anticlimático en todo sentido. No hubo un momento de drama, de angustia. Ninguna jugada memorable. Nada.