BUFFALO BILLS

Papá de Josh Allen fue hospitalizado por COVID-19

Joel Allen se recupera del coronavirus y un cuadro de neumonía y no acudirá a la Final de la AFC.

Estados Unidos
0
Josh Allen
Bryan M. Bennett AFP

Ya es suficientemente complicado enfrentarse a Patrick Mahomes y a los campeones Kansas City Chiefs con la mente despejada. Para Josh Allen, el reto es aún mayor con una distracción rondándole por la cabeza.

Según un reporte de Los Angeles Times, el papá del quarterback de los Bills estuvo internado este mes en un hospital de California luego de ser diagnosticado con COVID-19 y neumonía. A pesar de que Joel Allen continúa con su recuperación desde casa, sin lugar a dudas la situación es capaz de distraer a cualquiera.

A pesar de contar apenas con 24 años y tres temporadas en la NFL, la concentración de Allen ya ha sido puesta a prueba en anteriores ocasiones, la más reciente en noviembre pasado cuando falleció su abuela.

Allen respondió al deceso de su abuela con una actuación de 415 yardas y tres pases de touchdown al día siguiente ante los Seattle Seahawks en uno de sus mejores juegos como profesional. Y la esperanza de los simpatizantes de Buffalo es que el quarterback tenga una respuesta similar el domingo cuando Buffalo salga a Arrowhead en busca de un triunfo que los devuelva a un Super Bowl por primera vez desde la temporada de 1993.

Luego de finalizar la campaña regular con 37 pases de touchdown y ocho anotaciones más por la vía terrestre para comandar a la segunda mejor ofensiva de toda la NFL, los Bills necesitarán de un Allen al máximo de sus capacidades para enfrentarse a los Chiefs, que ya sobrevivieron a un susto ante Cleveland la semana pasada y recuperaron a tiempo a Mahomes del protocolo de conmoción para ver acción el domingo.

La noticia de la hospitalización de su padre podría, de hecho, ser una nueva motivación para Allen, pues el reporte del Los Angeles Times no especifica cuándo es que Joel Allen estuvo internado y las posibilidades indican que haya ocurrido mientras su hijo conducía a los Bills con éxito por el intrincado camino de la postemporada.