NFL

No esperes más: Los pronósticos para las Finales de Conferencia de la NFL

La antesala del Super Bowl está plagada de estrellas y duelos generacionales.

Estados Unidos
0
No esperes más: Los pronósticos para las Finales de Conferencia de la NFL
Mark LoMoglio AP Photo

Cada año escribo lo mismo, porque cada año me convenzo un poco más de que es cierto. El domingo de las Finales de Conferencia es el mejor domingo del año. No, no es el Super Bowl, no es el último domingo de vacaciones y tampoco es aquel domingo que no amaneciste con resaca.

Es este domingo.

El día en que tenemos no uno, sino dos juegos dignos del Super Bowl. Este año la premisa es particularmente cierta con la presencia de un encuentro que siempre quisimos ver —Tom Brady contra Aaron Rodgers por todas las canicas— y un duelo al que nos podríamos acostumbrar rápidamente entre Patrick Mahomes y Josh Allen.

De tan solo pensar en lo que nos espera el domingo me dan ganas de destapar una cerveza y sentarme a esperar a que lleguen los juegos y creo que es justo lo que voy a hacer. No puedo más que imaginar en las posibilidades, en lo benéfico que es para la NFL tener dos choques de generaciones para culminar un año que ha marcado a toda una generación.

El domingo es de la vieja escuela y la nueva escuela. Del contraste de estilos. Por un lado, dos asesinos metódicos y cerebrales que siguen sin conocer a una defensiva a la que no puedan vulnerar. Por el otro, dos jóvenes irreverentes que poco a poco ponen el mundo a sus pies.

Más importante que cualquier otra cosa, cerrar la campaña con tres partidos de este calibre significa una justa recompensa para nosotros los aficionados. Nosotros que tuvimos que aguantar juegos con Ben DiNucci o ver en acción al equipo de prácticas de los Ravens o el debut y despedida de Kendall Hinton. Nos merecemos el plato fuerte después de entremeses realmente malos. Nos merecemos ver historia pura.

Nos merecemos este domingo.

Buccaneers en Green Bay (-3.5): La NBA nunca tuvo su duelo soñado entre Kobe y LeBron en postemporada, Grandes Ligas lleva 40 años esperando por una nueva edición de Dodgers contra Yanquis en una Serie Mundial. La NFL no se quedará con las ganas de ver a Rodgers contra Brady cara a cara.

Ver a dos leyendas disputarse un boleto al Super Bowl en las postrimerías de sus respectivas carreras no puede describirse de otra manera que no sea un “fan-gasmo”. Es algo que todos estábamos esperando y con justa razón.

Brady comandó a los Bucs a ser el tercer ataque más productivo de la NFL, A-Rod y los Packers fueron la ofensiva más prolífica de la liga. Ambos disiparon cualquier duda sobre sus méritos con actuaciones quirúrgicas la semana pasada ante defensivas de respeto. Ahora ya no hay más que enfrentar al Bowser de su Mario Bros.

Cuando los Bucs le quitaron el invicto a los Packers en la semana 6 con una paliza de 38-10 en el único juego en el que Rodgers lanzó más de una intercepción en toda la temporada, el pasador de los Packers declaró rotundamente que había sido “una anomalía y no el inicio de una tendencia”. Pasó el resto de la temporada demostrando que tenía razón.

Tomar como referencia ese juego sería absurdo ya que en verdad fue una anomalía. Si alguien cree que existe tanta diferencia entre estos dos equipos me gustaría conocerlos y proponerles unos negocios.

La defensiva de los Bucs es buena, muy buena. Especialmente contra la carrera. Pero, sobre todo, ha resultado sumamente oportuna (25 robos de balón y 10 juegos con al menos 2). La ofensiva de Tampa Bay tiene más armas que tu novia en una discusión. Van a necesitar de todo ese balance.

Green Bay, por su parte, tiene que sacarle provecho a la tundra. Mantener a Rodgers con el uniforme limpio y encontrar la manera de frenar el ataque terrestre son dos de los requisitos indispensables. No hay mañana.

Packers 28-23 Bucs

Bills en Kansas City (-3): Todo aquel que se diga verdadero aficionado a este deporte quiere ver a Patrick Mahomes detrás del centro el domingo en Kansas City. Vamos, estoy seguro que incluso los seguidores de los Bills quieren ver al número 15 del otro lado del campo.

Una final de Conferencia con Chad Henne en los controles simplemente no sabría igual, no sabría a nada, como una jícama sin sal. Conseguir tu boleto al Super Bowl contra cualquier cosa que no sea un rival al máximo de sus capacidades dejaría más preguntas que respuestas.

Para fortuna de todos, todo parece indicar que Mahomes avanza en la dirección correcta y podría ver acción. Obviamente, tratándose del protocolo de conmoción no hay nada seguro. Así que hoy, siendo las 12:10 del jueves 21 de enero, no hay nada oficial. Y cualquier pronóstico está sujeto a la disponibilidad del quarterback de los Chiefs.

Siendo un optimista empedernido, asumiré que Mahomes estará disponible y no solo como un anzuelo, sino que está al 100% de sus capacidades. Que los Chiefs han resuelto sus problemas ofensivos y son el equipo que promedió 32 puntos en sus primeros 10 juegos de la campaña y no el que anota un promedio de 24.8 desde entonces.

Ese es el único escenario en el que los Chiefs tienen una oportunidad real ante unos Bills que han encontrado una defensiva a la altura de su potente ataque en el momento de mayor apremio. Buffalo es, después de todo, el equipo que mejor ha venido jugando en la segunda mitad de campaña y que, incluso si la contundencia lo abandona, ha encontrado la manera de ganar.

En los playoffs es lo único que se puede pedir, encontrar la manera de ganar. Y en los últimos dos años, nadie lo ha hecho mejor que Andy Reid y los Chiefs. Si Buffalo le ha de quitar la corona a Kansas City tendrá que ganarles en su propio juego. Tendrá que ser explosivo, oportuno y contundente.

Buffalo lo ha sido durante toda la postemporada, pero los Chiefs lo han sido durante buena parte de los últimos tres años.

Chiefs 30-28 Bills

La Apuesta de DeTocho

Packers -3.5

Bills +3

Bills-Chiefs OVER de 54

Carrera de Picks:

Playoffs

En la ronda divisional:

Pirrón: 4-0

DeTocho: 3-1

Playoffs:

Pirrón: 8-2

DeTocho: 7-3

En la temporada regular:

Pirrón: 166-90

DeTocho: 179-77

Total

Pirrón: 174-92

DeTocho: 186-80

Contra el spread:

En la ronda divisional

Pirrón: 1-3

DeTocho: 1-3

Playoffs

Pirrón: 3-7

DeTocho: 3-7

En la temporada regular:

Pirrón: 108-132-16

DeTocho: 121-129-6

Total

Pirrón: 111-139-16

DeTocho: 124-136-6