PITTSBURGH STEELERS

Ben Roethlisberger: “Estoy jugando como popó”

El quarterback de 38 años se atribuye el mal momento ofensivo de los Steelers en su racha de tres derrotas.

Ben Roethlisberger
Michael Conroy AP

Ben Roethlisberger ha lucido como el quarterback de 38 años y 17 temporadas en la NFL que es. Y eso no es necesariamente bueno.

Luego de comandar a los Steelers a un inicio de 11-0, Pittsburgh en general y Roethlisberger en particular se han encontrado con una serie de problemas que los tienen en medio de un tobogán de tres derrotas consecutivas que ha llevado a muchos a cuestionar las credenciales del equipo como contendiente y el futuro de su quarterback.

“No los culpo”, dijo el pasador a ESPN.com. “Cuando juegas como popó, mereces que hablen así de ti. Es mi responsabilidad, necesito mejorar”.

Roethlisberger ha completado apenas 74 de 128 pases para 662 yardas, con cinco envíos de touchdown, cuatro intercepciones y un fumble perdido en sus últimos tres encuentros. Eso significan 220 yardas por partido, una cifra demasiado baja por donde se le vea, particularmente para los estándares del football actual y especialmente en un equipo que encabeza a la liga en intentos de pase con 563.

Hay varios aspectos que llaman la atención de la actuación reciente de Roethlisberger, el primero es el cuidado del ovoide. En los primeros 11 juegos de la temporada lanzó apenas cuatro intercepciones, una en la semana 2 ante Denver y 3 en la semana 7 ante los Titans. Desde entonces, “Big Ben” tiene al menos un pase interceptado en cada uno de sus últimos cinco partidos, lapso en el que ha rebasado las 300 yardas aéreas en apenas una ocasión.

Por otro lado, Roethlisberger no ha completado más del 57% de sus envíos en ninguno de sus dos partidos más recientes y en la derrota ante los Bengals concretó apenas el 52.6% de sus pases. En las primeras 11 semanas de la campaña regular tuvo apenas tres juegos con menos del 65% de efectividad y sólo uno con menos del 60%, precisamente también ante Cincinnati.

Todo eso, invariablemente, ha encontrado su paso hacia el marcador. Pittsburgh no ha rebasado los 20 puntos en ninguno de sus últimos cuatro partidos y, para una referencia más clara, los Jets —el peor ataque de la NFL— tienen 54 puntos anotados en los últimos tres partidos por apenas 49 de los Steelers.

Eso es suficiente para llevar a pensar a muchos que a Roethlisberger no le queda mucho más que dar en esta liga pese a los reportes que surgieron a inicios de semana de que “Big Ben” planea cumplir con la totalidad de su contrato, que expira al concluir la campaña de 2021. Por lo pronto, a Pittsburgh le quedan dos juegos de campaña regular y al menos un cotejo de playoffs para enmendar el camino y reencontrar la fórmula que los llevó a ser una de las mayores sorpresas de la primera mitad del calendario.