PITTSBURGH STEELERS

Roethlisberger se atribuye problemas ofensivos de Pittsburgh

Los Steelers acumulan dos derrotas consecutivas en las que el ataque ha generado un total de 32 puntos.

Estados Unidos
0
Ben Roethlisberger
Bryan M. Bennett AFP

Luego de iniciar la campaña con 11 victorias consecutivas, los Pittsburgh Steelers han encontrado un bache en el camino. Dos derrotas en fila que han expuesto un mundo de carencias ofensivas.

Es entonces que empiezan los señalamientos, y lo más obvio sería atribuirles los problemas de una ofensiva que ha anotado apenas 32 puntos en sus últimos dos encuentros a un ataque terrestre inoperante (68 yardas totales en dos partidos) o a un cuerpo de receptores que encabeza la NFL en “drops”. Para el veterano Ben Roethlisberger la respuesta es más sencilla.

“Necesitamos vernos en el espejo, y empieza conmigo”, dijo el veterano pasador de 38 años. “Necesito jugar mejor porque el balón está en mis manos en todas las jugadas. Cuando esté en mis manos, necesito tomar la mejor decisión. En este momento, no estoy jugando lo suficientemente bien para ganar”.

Roethlisberger completó apenas 21 de 37 intentos para sólo 187 yardas (5.1 yardas por pase) con dos touchdowns y dos intercepciones, una devuelta a touchdown a menos de un minuto de concluir la primera mitad y que cambió la dirección del encuentro.

Si bien los números de Roethlisberger están lejos de ser suficientemente buenos para ganar un juego en la NFL, sus declaraciones son las que se esperarían de un líder del equipo intentando reagrupar a sus tropas luego de dos derrotas consecutivas, pues es evidente que los Steelers tienen problemas mucho más graves que el nivel de juego de su quarterback.

La noche del domingo en Buffalo, Pittsburgh generó apenas 47 yardas terrestres en 17 acarreos para un miserable promedio de 2.8 yardas por intento a pesar de contar con el regreso del running back titular James Conner (18 yardas en 10 carreras) y de su bastión en la línea ofensiva Maurkice Pouncey. En su racha de dos derrotas, los Steelers apenas tienen 68 yardas por tierra y como equipo han superado las 100 en apenas uno de sus ocho juegos más recientes.

“Las defensivas (rivales) pueden jugar más rápido si no puedes correr el balón”, dijo Roethlisberger. “Necesitamos hacer un mejor trabajo en tener un ataque más balanceado. Necesitamos ejecutar mejor las jugadas que se nos mandan”.

Ejecución es la palabra clave, una que de momento se escapa de las manos de los Steelers. Al igual que los balones. Pittsburgh encabeza a la NFL en pases dejados caer y la noche del domingo no tomaron mucho tiempo en mostrar su falta de concentración. Diontae Johnson dejó caer un balón en la primera jugada del partido y dos en las primeras dos posesiones, Eric Ebron sumó uno más en una importante tercera oportunidad y Pittsburgh apenas tuvo una serie ofensiva de más de 40 yardas ante los Bills.

Hay mucho que enmendar en Pittsburgh de cara a la recta final de la campaña. Pero también hay optimismo.

“Si yo no juego suficientemente bien, necesito retirarme”, dijo el domingo al concluir la derrota de 26-15 a manos de los Bills. “Aún siento que puedo hacer lo suficiente para ayudar a este equipo a ganar juegos y a retomar el camino”.