NFL

No esperes más: Los pronósticos para la semana 14 de la NFL

Steelers y Bills tienen la opción de asegurar su lugar en postemporada la noche del domingo, sólo uno de ellos tendrá éxito.

Estados Unidos
0
Josh Allen
Ralph Freso AFP

Hay cosas que todo el mundo piensa pero que nadie se atreve a decir en voz alta porque hacerlo significaría destapar irremediablemente una Caja de Pandora.

Frases como “Que feo está tu bebé”, “jefe, lo está haciendo mal” y “ese partido estuvo arreglado” son cosas que simplemente no se dicen, incluso cuando la evidencia visual sea incontrovertible.

Todos vimos lo que sucedió el domingo pasado en la casa que Snoopy construyó en East Rutherford, cuando los Jets escaparon de último segundo de las garras de la victoria con una llamada cuestionable, por no decir simplemente absurda. No de los oficiales, no del rival. Una llamada propia que abre la oscura puerta del debate.

¿Se dejaron ganar los Jets para mantener intactas sus posibilidades de ir por la primera selección?

La pregunta del millón de dólares jamás tendrá una respuesta, al menos no una abierta y directa. Tal vez en algunos años uno de los protagonistas de esa debacle épica busque cierta relevancia y dé declaraciones controvertibles al respecto, pero de momento nadie lo admitirá. ¿Por qué? Porque incluso si quisieran tirar el juego, hay formas mucho más sutiles de hacerlo que esperar a la última jugada.

Pensar en que los Jets tiraron el juego es pensar que hemos estado perdiendo el tiempo todos estos años viendo una liga amañada, en donde Las Vegas tiene más poder que los 22 hombres en el campo. Es algo que no quiero pensar nunca.

Lo que quiero pensar es que, incluso los Jets, son profesionales que están jugando por su próximo contrato.

Para Sam Darnold no tiene sentido hacer las cosas a medio gas en favor de que el equipo vaya por su suplente. Y Adam Gase sabe perfectamente que un 0-16 en su currículum significa un pase a la vía rápida del desempleo permanente en la liga.

¿Gregg Williams? Ese si no tenía nada que perder. El responsable del blitz cover cero a 11 segundos del final que le permitió a los Raiders mantener vivas sus aspiraciones de postemporada llevaba varios años jugando con dinero de la casa, desde que se dio a conocer el “bountygate” que encabezó con los Saints de bonos a cambio de lesiones. El tipo es basura.

Si alguien perdió el juego intencionalmente, y lo dudo, fue Williams, no los Jets.

Pero Williams tendría sus razones. Su moral es cuestionable, por decir lo menos. Y con una reputación ya golpeada, nada le costaría sacrificar un trabajo que de igual forma iba a perder con tal de levantar el dedo medio hacia Gase y contra el equipo una última vez. Ya los había fastidiado con su pleito que le costó al equipo a Jamal Adams. Sus diferencias con su jefe y head coach eran demasiadas para mantenerse en casa. Y, con su último aliento, Williams prefirió mentar la madre que pedir perdón.

Yo pienso hacer lo mismo esta semana en la Carrera de Picks. Los pronósticos para la semana 14:

Juego de la semana

Steelers en Buffalo (-2.5): Los Steelers perdieron el invicto la semana pasada y, donde muchos ven a un equipo en crisis, la realidad es que eso podría ser una bendición disfrazada, una oportunidad de reajustar tuercas luego de dos juegos francamente muy malos y en plena recta final de campaña.

El único problema es que la redención hace una escala en la casa de un Josh Allen que de manera casi imperceptible se ha colado entre los candidatos a MVP con una temporada fantástica. La ofensiva de los Bills es más peligrosa que ir al baño y no encontrar papel. Son terceros en yardas aéreas, primeros en 3ra oportunidad y segundos en drives culminados en puntos.

Y Allen está al frente de todo eso, de un ataque que tiene al menos 27 puntos en cada uno de sus últimos cuatro juegos, de un equipo que viene de cinco triunfos en seis partidos, del lado emisor de pases a Stefon Diggs y Cole Beasley y de unos Bills que tienen la confianza Henry Cavill a la hora de ligar.

Pero una cosa es la confianza y otra muy distinta enfrentar a T.J. Watt y a una defensiva que encabeza a toda la NFL en puntos permitidos, sacks e intercepciones, que tiene al menos una captura en 69 partidos consecutivos y que sigue a la espera de que un equipo les anote 30 puntos en la campaña.

Los problemas de Pittsburgh pasan por un ataque que es líder de la liga en drops y está en el lugar 29 en yardas por tierra. En sus últimos dos juegos, los Steelers han dejado caer 12 pases y tienen 31 en toda la temporada. Por tierra, no han superado las 68 yardas en cinco de sus últimos seis partidos. La falta de balance y de ejecución han hecho de los Steelers un equipo predecible y que automáticamente encuentra problemas si su defensiva no le entrega posesiones adicionales con robos de balón.

Para Pittsburgh, el pase a playoffs está al alcance de su mano, un triunfo y están dentro. Si viene acompañado de una derrota de Cleveland, la división es suya. Sin embargo, han encontrado su peor nivel en el peor momento posible. Si van a salir del bache y enviar un mensaje a todos los que cuestionan su récord como obra del calendario, es ahora, ante un rival digno.

Steelers 26-23 Bills.

Seguro de la semana

Jets en Seattle (-13.5): El drama en este juego se acabó en el momento que se dio a conocer el calendario. Seahawks 33-17 Jets.

Sorpresa de la semana

Texans (-2) en Chicago: Nada es peor que perder contra Mitch Trubisky excepto, tal vez, cambiar a DeAndre Hopkins por David Johnson. Bears 24-22 Texans.

Los TurboPicks

Patriots en L.A. Rams (-4.5): Los Pats les arrebataron a los Rams un Super Bowl, darle un tiro de gracia a sus aspiraciones sería una dulce venganza ¿cierto? Rams 20-17 Pats.

Titans (-7.5) en Jacksonville: Con esos uniformes y en esa ciudad, los Jaguars literalmente no tienen nada de qué presumir. Titans 27-23 Jacksonville.

Broncos en Carolina (-4): ¿En verdad alguien estará al pendiente de esto? Panthers 26-20 Broncos.

Cowboys (-3.5) en Cincinnati: Andy Dalton tiene cuentas pendientes con los Bengals... y a nadie le importa. Cowboys 23-16 Bengals.

Chiefs (-7) en Miami: Los Fins van a hacer ver a Patrick Mahomes como un mortal. Pero no un simple mortal, un mortal muy, muy bueno. Chiefs 28-19 Dolphins.

Cardinals (-2) en NY Giants: No les voy a creer a los Giants hasta que no conviertan el agua en vino. Y me inviten. Cardinals 27-22 Giants.

Vikings en Tampa Bay (-6.5): Si Tom Brady le quitamos sus seis anillos, sus 20 años de experiencia, sus récords, su esposa súper modelo, sus contratos publicitarios y su reputación nos sigue quedando una mejor versión de Kirk Cousins. Bucs 33-23 Vikings.

Colts (-3) en Las Vegas: Amable recordatorio: Los Raiders también iniciaron 6-4 la campaña anterior y finalizaron 7-9. Colts 26-21 Raiders.

Packers (-8) en Detroit: Esos Leones son de zoológico: flojos, cansados y mal cuidados. Packers 36-24 Lions.

Falcons (-2.5) en L.A. Chargers: Aquí es donde les pregunto. ¿Qué hubieran hecho ustedes? Chargers 30-27 Falcons.

Saints (-7) en Filadelfia: Justo lo que todos queríamos ver: Taysom Hill contra Jalen Hurts. Luego por qué uno pone el fútbol soccer. Saints 28-17 Eagles.

Washington en San Francisco (-3.5): La frontal de los ex Skins es de verdad. Nick Mullens no. WFT 24-20 49ers.

Ravens (-1) en Cleveland: Los Browns nominaron a Myles Garrett para el Premio Walter Payton al Hombre del Año. Eso no puede quedarse así. Ravens 28-26 Browns.

La Apuesta de DeTocho

Cardinals -2

Packers -8

Bucs/Vikes OVER de 52

Carrera de Picks:

Semana 13

Pirrón: 11-4

DeTocho: 11-4

En la temporada:

Pirrón: 123-69

DeTocho: 130-62

Contra el spread:

Semana 13

Pirrón: 8-6-1

DeTocho: 11-4

En la temporada:

Pirrón: 81-99-12

DeTocho: 91-97-4