NFL

Vic Fangio se muestra decepcionado por la situación de los quarterbacks de Broncos

Debido al contagio de Jeff Driskel y el escaso apego a los protocolos de salud de la NFL, los Broncos tuvieron que jugar contra los Saints sin QB oficial.

Vic Fangio con los Broncos
Jack Dempsey AP

En una semana llena de noticias relacionadas a la COVID-19 –contagios en Ravens y Steelers y el cierre de instalaciones de 49ers– los Broncos tuvieron un lugar importante al jugar contra los Saints sin quarterback en el equipo debido a las desatenciones de Drew Lock, Blake Bortles y Brett Rypien a los protocolos de seguridad y salud de la NFL tras el positivo de Jeff Driskel.

Ante esto, el coach Vic Fangio se mostró decepcionado por la poca atención del grupo de mariscales de campo de Denver, a quienes calificó como líderes dentro del vestidor del Empower Field.

“Fue decepcionante en diferentes niveles que nuestros quarterbacks nos pusieran en esta posición, que los quarterbacks pusieran a la liga en esta situación, esperamos que sean líderes del equipo así que es decepcionante”, explicó en conferencia de prensa.

Por otra parte, Fangio explicó que los tres elementos no fueron cuidadosos al seguir los lineamientos de la liga y se asumió como el responsable de la baja temporada de los pasadores.

“Fueron laxos con el uso de las máscaras, supongo, y fueron laxos con el distanciamiento social”, elaboró. “Creo que no he sido lo suficientemente bueno vendiéndoles los protocolos para cuando estén por su cuenta. Es mi culpa”.

Fin de semana vertiginoso

Ante la situación de desventaja de los Broncos, a la que el equipo intentó múltiples recursos de manera infructuosa, Fangio tuvo que echar mano del WR del equipo de prácticas Kendall Hinton para tomar las riendas de la ofensiva (1 de 9, 13 yardas, dos intercepciones). Ante la oportunidad, el jugador de 23 años aseguró que fue un momento importante en su vida y agradeció a Denver por darle el voto de confianza.

Puedo decir que son las 24 horas con más eventos de mi vida, pero cuando recibí la llamada fue emoción pura. Por supuesto, tenía nervios y no lo creía, pero el coraje que me dio el equipo y mis compañeros animándome todo el tiempo”, desarrolló. “No sabía la velocidad con la que se desarrolla el juego. Soy familiar con los conceptos, pero es diferente como quarterback. Sabía que sería una situación difícil. Fue un reto que quería tomar”.