Bears
25
FIN
41
Packers

NFL

Aaron Rodgers y los Packers dictan cátedra ante los Bears

Green Bay se afianza en la cima del Norte de la NFC al propinarle a Chicago su quinta derrota de forma consecutiva.

Estados Unidos
Aaron Rodgers con los Packers
Dylan Buell AFP

No importa el nombre del quarterback, la ofensiva de los Chicago Bears simplemente no funciona.

Por fortuna para ellos, Green Bay no tiene esos problemas. Ni los tendrá siempre que Aaron Rodgers esté detrás del centro.

Aaron Rodgers lanzó cuatro pases de touchdown, Preston Smith devolvió un fumble 14 yardas para una anotación y los Green Bay Packers se afianzaron en la cima del Norte de la Conferencia Nacional al aplastar en casa 41-25 a unos Bears que sufrieron su quinta derrota de manera consecutiva.

Mitch Trubisky volvió a la titularidad con Chicago por primera vez desde la semana tres luego de la lesión de cadera de Nick Foles hace un par de semanas. Nuevo nombre detrás del centro de los Bears, mismos resultados.

Trubisky completó 26 de 46 para 242 yardas con tres pases de touchdown, pero también dos intercepciones, que eventualmente se convirtieron en 14 puntos de Green Bay. Además, el quarterback de cuarto año fue capturado en tres ocasiones, soltó tres balones y perdió uno de ellos, mismo que Smith tomó sin problemas y lo llevó a la zona prometida de los Packers.

A pesar de todos los problemas que acompañan a Trubisky, los 25 puntos son la mayor cantidad para la ofensiva de Chicago desde la semana tres de la actual campaña, un juego que inició Trubisky y en el que fue reemplazado por Foles en la segunda mitad.

Mientras Chicago se debate qué hacer a corto y mediano plazo con sus quarterbacks, Green Bay se regocija con el suyo.

Rodgers diseccionó a la sexta mejor defensiva de la NFL y lo hizo con pasmosa facilidad. Completó 21 de 29 para 211 con pases de touchdown de 12 yardas a Davante Adams, de 5 yardas a Marcedes Lewis, de 2 yardas a Allen Lazard, y de 39 yardas a Robert Tonyan.

Rodgers nunca estuvo bajo presión de una defensiva que resintió la ausencia del estelar defensive tackle Akiem Hicks. No fue golpeado, derribado ni capturado. Fue él quien causó el daño.

Green Bay encontró la zona de anotación en sus primeras tres series del partido, en las que consumieron poco más de 20 minutos y recorrieron al menos 75 yardas en cada una de sus ofensivas. Los Packers sólo tuvieron que recurrir a su pateador de despeje en dos ocasiones y nunca hubo un momento en el que los Bears generaran sensación de peligro.

El único riesgo de Chicago es el de caer en un hueco más profundo luego de iniciar la temporada con marca de 5-1 antes de caer víctimas de su propia ineptitud ofensiva.