SEMANA 12

Eagles, con mayor presión en el MNF ante Seattle

Philadelphia, que ha perdido dos en fila y cuatro de los seis más recientes, está 3-0 en prime-time esta temporada, con triunfos sobre San Francisco, Giants y Cowboys.

Russell Wilson
Chris Szagola AP

Después del triunfo del Washington Football Team en Dallas, con récord de 4-7 el equipo del coach Ron Rivera tomó el liderato de la División Este de la NFC. Y permanecerá ahí al menos hasta el lunes, cuando los Philadelphia Eagles (3-6-1) reciben a los Seattle Seahawks (7-3) en el cierre de la Semana 12.

Eagles, que ha perdido dos en fila y cuatro de los seis más recientes, está 3-0 en prime-time esta temporada, con triunfos sobre San Francisco, Giants y Cowboys.

Para regresar a la senda del triunfo, Philadelphia necesita cuidar más el balón. Eagles es 30 en la NFL con -9 en el diferencial de entregas. Solo Dallas y Denver son peores, con -13.

El quarterback Carson Wentz es líder de la liga con 18 entregas de balón, incluidas 14 intercepciones, dos de ellas el domingo en Cleveland, donde también fue capturado en cinco ocasiones.

El coach Doug Pederson no quiso adelantar si Wentz será el titular el MNF ante Seattle o echará mano del novato Jalen Hurts.

Lo que sí dijo Pederson es que ha hablado con el veterano, aunque no quiso revelar los detalles de la charla.

“Creo que el mensaje, honestamente, es entre él y yo, pero quiero asegurarme de que la ofensiva, en su conjunto, también comprenda el mensaje”, dijo el coach de Eagles. “Aunque la atención se centra en mí y en el quarterback, creo que todos deben tener mensajes específicos, que todos estamos haciendo lo mismo para mejorar, mejorar cada día, cada semana. Sigo hablando con Carson y sigo hablando con todos los quarterbacks. Los coaches y jugadores tienen que entender que lo que estamos haciendo, los errores que cometemos, tienen que acabar”.

La ofensiva de Philadelphia es 26 en yardas por juego (330.1), 28 en yardas por jugada (5.00), 28 en ofensiva aérea (209.0), 28 en tercer down (37.50%) y 24 en puntos por partido (22).

Las lesiones nuevamente han golpeado a Eagles, particularmente en la línea ofensiva, donde han tenido que usar a 12 jugadores y nueve combinaciones en 10 juegos.

Por si fuera poco, el tackle derecho Lane Johnson está fuera el resto de la campaña debido a una lesión en el tobillo que requiere cirugía. Matt Pryor será el titular el lunes ante Seattle en el lado derecho de la línea ofensiva de Philadelphia.

El wide receiver Alshon Jeffery se perdió los ocho primeros partidos del calendario; volvió el 15 de noviembre contra los Giants, pero aún está en busca de su primera recepción en 2020.

Y Jeffery no es el único “fantasma”.

Travis Fulgham ha atrapado apenas dos pases en los dos más recientes después de sumar 28 recepciones, 427 yardas y cuatro touchdowns en sus primeros cinco partidos.

Las defensivas comenzaron a concentrarse en Fulgham y el wide receiver de segundo año no pudo contra los mejores corners de Giants y Browns.

Ante Seattle, Wentz (o quienquiera que sea el titular) podría echar mano nuevamente de sus tight ends. Dallas Goedert y Richard Rodgers atraparon pases de touchdown en Cleveland y esta semana podría volver Zach Ertz, quien se ha perdido cuatro juegos con una lesión en el tobillo.

El regreso de Ertz se traducirá en más formaciones con personal “12” (un corredor, dos tight ends) y hasta “13”, con Ertz, Goedert y Rodgers en el campo para tratar de establecer el ataque terrestre y restarle presión al quarterback.

Miles Sanders es líder de la NFL con un promedio de 5.7 yardas por acarreo, y la defensa de los Seahawks es 29 contra la carrera al aceptar un promedio de 135 yardas por juego.

Lo peor que le puede pasar a Philadelphia el lunes es irse abajo por dos o más touchdowns y tener que enredarse en un tiroteo con Russell Wilson y su pareja de receptores: DK Metcalf y Tyler Lockett.

Después del juego contra Seattle, Eagles enfrentará en semanas consecutivas a tres equipos que seguramente veremos en Playoffs: Green Bay, New Orleans y Arizona.

Un panorama muy complicado para el equipo del coach Pederson en una División que desde 2004 no ha tenido un campeón capaz de repetir al año siguiente.

Parece que la tendencia no cambiará en 2020.