NFL

Ezekiel Elliott: Nunca estuvimos fuera de la pelea

La victoria de los Cowboys en Minnesota pone a Dallas en posición de aspirar a un improbable viaje a la postemporada.

Ezekiel Elliott
Jim Mone AP

Sólo existe un lugar en el mundo en el que los planes de reconstrucción coinciden con aspiraciones de postemporada y, para fortuna de los Dallas Cowboys, ese lugar es la División Este de la Conferencia Nacional.

Sólo necesitaban un triunfo para convencerse. Bueno, y tal vez un quarterback con algo de experiencia, para empezar a creer.

Ahora, los Cowboys consiguieron ambas cosas el domingo cuando Andy Dalton llevó a Dallas a una victoria en Minnesota, la primera como visitantes en todo el año, para romper una racha de cuatro derrotas consecutivas que los coloca ¿quién lo diría? en el segundo puesto de su división y a medio juego de unos Eagles que vuelan en picada.

“Nunca estuvimos fuera de la pelea”, declaró Ezekiel Elliott, quien coincidentemente con el regreso de Dalton también tuvo su primera actuación de 100 yardas por tierra de la temporada. “Nuestra división ha pasado problemas este año. Estamos justo donde necesitamos estar con todo lo que ha estado pasando en la división. Debemos construir sobre esta victoria, para no salir en semana corta y dar un paso atrás en contra de un rival divisional. Debemos asegurarnos de aprovechar este éxito y seguir mejorando”.

Ante Minnesota, los Cowboys tuvieron su mejor actuación ofensiva desde la lesión de Dak Prescott y su defensiva, la misma que permitió al menos 34 puntos en cinco de los primeros seis juegos de la temporada, hilvanó su cuarto partido con menos de 30 unidades en contra. Pero, como bien dice Elliott, de nada servirá sin los Cowboys son incapaces de encontrar algo de consistencia.

“Necesitamos hacer algo con esta victoria. Necesita significar algo”, dijo el coach Mike McCarthy al concluir el encuentro del domingo. “Necesitamos jugar nuestro mejor football en noviembre y diciembre, obviamente con el estado en el que se encuentra nuestra división, ese es nuestro enfoque”.

Tiene razón. Los Cowboys, que no habían ganado en 42 días, tienen la oportunidad de hilvanar triunfos por primera vez desde las primeras tres semanas de 2019 cuando reciban el jueves a Washington en el tradicional jueves de Thanksgiving. Un rival divisional que ha atravesado problemas increíblemente similares a los de Dallas con su situación en el quarterback.

La visita de Washington al AT&T Stadium del jueves es el primero de tres encuentros ante rivales del Este de la NFC en sus últimos seis juegos. Cierran la campaña recibiendo a los Eagles y de visita ante los Giants, así que el trayecto a los playoffs está muy claro. La única duda es si Dallas tiene la capacidad física y mental para recorrer esa senda.