NFL

J.J. Watt manda un claro mensaje: 2-7 es inaceptable

Luego de ganar el Sur de la AFC en cuatro de los últimos cinco años, los Texans tienen apenas dos victorias en la actual temporada.

J.J. WATT
Jamie Sabau AFP

La misión de los Houston Texans hacia un tercer título divisional consecutivo se descarriló rápidamente en 2020. La ofensiva sufrió una sensible baja en su producción, la defensiva ha estado incluso peor. Dentro de todo ese caos, sin embargo, hay una cosa que no ha sufrido ningún cambio: J.J. Watt sigue siendo el líder indiscutible de este equipo.

El tres veces ganador del premio del Defensivo del Año asumió el jueves su papel y mandó un claro mensaje a sus compañeros, entrenadores y a la organización en general: Perder no está bien, y actuar como si lo fuera es simplemente inaceptable.

“Recalco que esta situación, esta sensación, por la que atravesamos, no puede, de ninguna manera, ser aceptable”, dijo Watt en declaraciones al diario Houston Chronicle. “En lo personal, no creo que alguien deba presentarse contento, emocionado y feliz a trabajar cuando tienes marca de 2-7. No creo que esto deba ser aceptable para jugadores, para entrenadores, para aficionados, para nadie en la gerencia. El mensaje que quiero recalcar es encontrar la manera de dedicarle más trabajo. La única manera de mejorar en el football es entrenar football”.

Las palabras de Watt son claras y contundentes. Más importante aún, cuando Watt habla, la gente escucha. No fue obra de la casualidad que el coach y gerente general del equipo, Bill O’Brien, fuera despedido luego de iniciar 0-4 esta temporada y justo inmediatamente después de tener un intercambio de opiniones público con su estelar defensivo.

Eso debería ser suficiente para poner sobre aviso al resto de un equipo joven que ha producido muy por debajo de sus capacidades durante toda la temporada. Houston, después de todo, ya tiene suficientes problemas siendo el hazmerreír de la liga por cambiar a DeAndre Hopkins a cambio de unas cuántas monedas y ver a “Nuke” brillar en un equipo contendiente, mientras la otrora explosiva ofensiva de los Texans ahora es una unidad, a lo mucho, mediocre.

Pero Watt, incluso en el penúltimo año de su contrato en Houston, no está dispuesto a permitir que perder sea una norma dentro de la organización. Los Texans han estado seis veces en playoffs en toda su historia, todas esas apariciones dentro de los 10 años que tiene Watt en el equipo.

“Dejé saber lo que siento”, continuó Watt. “Les dije a los muchachos que nunca permitan que esto sea aceptable. Ese es el mensaje principal. Me gusta comunicarme con estos muchachos, y con esta organización y esta ciudad. No les voy a decir que deben llevar una vida miserable porque, obviamente, hay muchas cosas que son mucho más importantes que el football. Pero cuando este es tu trabajo y te pagan mucho dinero por hacerlo y es algo que nos enorgullece, nunca será aceptable estar en este tipo de situaciones”.

Los Texans tendrán la oportunidad de demostrar si el mensaje de Watt tocó alguna fibra dentro de sus compañeros o en la organización en general el próximo domingo, cuando reciban a un equipo igualmente herido en los Patriots (4-5). De inicio, la misión luce complicada cuando se tiene a una ofensiva que es la última de la liga en contra de la carrera y enfrente están Cam Newton, Damian Harris y el tercer mejor ataque terrestre de toda la NFL.